El primer incendio del verano afecta a un monte entre Novales y Golbardo

El primer incendio del verano afecta a un monte entre Novales y Golbardo
Javier Rosendo

El fuego, que surgió en tres focos diferentes y por tanto fue provocado, pudo ser controlado a última hora de la tarde del miércoles tras quemar decenas de hectáreas de eucaliptos

DANIEL MARTÍNEZ y LUCÍA ALCOLEASantander

Los servicios de emergencia están convencidos. Un fuego que comienza en tres focos diferentes y tan distanciados no puede ser casual. Los municipios de Alfoz de Lloredo y Reocín sufrieron ayer el primer incendio de relevancia de la temporada veraniega.

En concreto, las llamas afectaron a varios montes situados en los márgenes de la carretera que une las localidades de Novales y Golbardo y comenzaron a ser controladas a última hora de la tarde, después de que abrasaran varias decenas –la cifra exacta aún se desconoce– de hectáreas de arbolado, en su mayoría eucaliptos. Afortunadamente, el suceso, que se concentró en una zona conocida como el Alto del Hoyo, no afectó en ningún momento a viviendas ni fincas ganaderas.

Según concretan los servicios de extinción, el fuego comenzó a partir de las 17.30 horas, el momento de más calor de la tarde y cuando empezaba a levantarse el viento del sur. Eso facilitó la propagación de las llamas por los montes, la mayoría propiedad de la Junta Vecinal de Novales y vecinos de este pueblo. Fueron ellos los primeros en alertar del incendio cuando llegó hasta el casco urbano el humo procedente de los eucaliptales.

Ante la gravedad del suceso, se desplazaron hasta el lugar afectado diferentes medios de extinción. Los primeros en llegar fueron los bomberos del parque de Valdáliga para empezar a frenar el avance de las llamas que han visto allanado el terreno por la sequía que asola a Cantabria en las últimas semanas. Posteriormente, se incorporaron a las labores efectivos de Torrelavega, equipados con una autobomba, las cuadrillas de Montes y un camión nodriza, con capacidad para almacenar una gran cantidad de agua, de Protección Civil de Suances. También fue fundamental para controlar el incendio –a última hora de ayer todavía quedaban rescoldos– el apoyo del helicóptero del 112, que se encargó de refrescar la zona desde el aire. Además, el descenso de la temperatura y el cese del viento favoreció estos trabajos.

Javier Rosendo

Un fuego provocado

"No ha habido riesgo para las personas, porque en esta zona no hay ninguna vivienda. Todo parece indicar, por lo que dicen los expertos, que ha sido provocado, pero habrá que investigar las causas", explicó a este periódico el alcalde de Alfoz de Lloredo, Enrique Bretones. Quienes no tienen duda son Emilio Granda y Julita Cadelo, propietarios de uno de los montes que resultó calcinado:_"La gente lo hace por hacer daño y por cuestiones de envidias. Si no no me lo explico".

En su opinión, las consecuencias del incendio habrían sido mucho mayores si hubiera ocurrido en los meses de otoño, cuando, después de todo el verano, esta especie de árbol está más seca y arde con mucha más intensidad. "Estábamos en casa y vino mi hijo a avisarnos de que se estaba quemando", señalan. Junto a ellos, observaban las llamas otros muchos curiosos de Novales. También de Golbargo. Allí no llegaron a ver el humo, "pero sí que se olía", recalca una vecina.

En un primer momento, se temió que pudiera haberse visto afectado el monte conocido como ‘la faja mancomunada’, un terreno que explotan de manera conjunta los municipios de Ruiloba, Udías, Comillas y Alfoz de Lloredo, pero finalmente se confirmó que a este espacio no llegó el fuego.