El puerto de Comillas cuenta con un nuevo mirador en lugar de la rampa

Estado en el que se encuentra actualmente la zona del puerto donde estaba la rampa./Javier Rosendo
Estado en el que se encuentra actualmente la zona del puerto donde estaba la rampa. / Javier Rosendo

La Consejería de Obras Públicas ha subvencionado los trabajos para convertir la anterior estructura en una zona para pasear y ver el mar

Lucía Alcolea
LUCÍA ALCOLEAComillas

La rampa varada del puerto de Comillas es ya un mirador. La estructura que en su día construyó Puertos con una utilidad ambigua que nunca fue puesta en práctica, es ahora una zona plana (antes era en cuesta) desde la que vecinos y turistas podrán asomarse para ver el mar. Aunque las obras no han finalizado del todo, «falta colocar los puntos de luz y el mobiliario urbano», según explicó ayer el presidente de la Cofradía de Pescadores, Luis Moro, «ya se puede distinguir el cambio que ha sufrido la zona».

Para construir el mirador, se ha aprovechado la mitad de la infraestructura de la rampa varada, que nada más levantarse, hace unos nueve años, ya empezó a causar problemas a los pescadores. «Nos hacía encallar y creaba remolinos que no nos permitían atracar», matizó Moro, que lleva mucho tiempo luchando para que desde el Servicio de Puertos quiten esta rampa de su puerto. Finalmente lo logró tras reunirse el año pasado con José María Mazón y trasladarle de nuevo este problema. Sus quejas llegaron finalmente a buen puerto y fueron escuchadas. La Consejería de Obras Públicas planteó construir un mirador aprovechando parte de la estructura ya existente, de forma que los paseantes pudieran disfrutar de esta zona del puerto en condiciones de seguridad. A Moro le pareció muy bien la propuesta y también está satisfecho con el resultado de los trabajos después de todo. «La verdad es que sí, todo ha salido según esperábamos», aseguraba esta semana.

«Se trata de una solución para los paseantes y también para los pescadores, que empezamos a notar los beneficios de hacer desaparecer la rampa desde el principio de la obra», señaló. Con respecto a la estructura, «el mirador ha sido construido de tal manera que el agua rebota y no entra en el puerto». Se ha levantado, dijo, «un muro con forma de media luna, que desplaza el agua hacia la zona Norte». Por no hablar «de que se ha ganado un espacio importante al muelle». Todo un logro hasta el momento esta obra, según el presidente, «crucial» para el correcto funcionamiento del puerto de Comillas. «De otra forma no podríamos trabajar», ha insistido muchas veces.

Las obras fueron adjudicadas hace unos meses a la empresa Rucecan por un importe de 133.608,90 euros (IVA incluido) y el objetivo, ya cumplido, era «dar un nuevo enfoque a la utilización del espacio portuario y mejorar las condiciones de circulación peatonal y de vehículos». Y es que los trabajos han supuesto también ensanchar el vial en la zona de los almacenillos, donde la carretera sufre un estrechamiento y donde es frecuente que se formen molestias con el tráfico en época estival. De esta forma, el puerto es ya más accesible para todos.

Además de esta obra, el consejero se comprometió con los pescadores de Comillas a ejecutar el dragado en roca de la dársena, otra reivindicación histórica. La obra supondría garantizar la completa operatividad del puerto de Comillas, que en los últimos años se ha convertido además en un recurso turístico muy visitado, dada la modernización que ha sufrido. Las obras de dragado estaban previstas para primavera, por lo que si todo sale según lo previsto, no quedará mucho para que empiecen. Mientras, el sol sale cada vez más por Comillas, preludio de la primavera y de la Semana Santa, en que se espera una gran afluencia de público que iguale o supere las buenas cifras del año pasado. Los motores empiezan a funcionar de nuevo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos