Valdáliga coloca vallas en los márgenes de la carretera de acceso a Oyambre

Las vallas se han instalado en un tramo de la carretera./Javier Rosendo
Las vallas se han instalado en un tramo de la carretera. / Javier Rosendo

Por primera vez desde hace varios años, el pasado fin de semana no hubo coches estacionados en las orillas de los viales

Lucía Alcolea
LUCÍA ALCOLEAOyambre

Los márgenes de la carretera de acceso a la playa de Oyambre, en el municipio de Valdáliga, han permanecido despejados de coches el pasado fin de semana y este miércoles, una estampa que no se veía desde hace muchos años. Y es que el pasado viernes, el alcalde de Valdáliga, Lorenzo González, dijo «basta» y ordenó instalar vallas en los márgenes del vial que discurre hacia el arenal desde la carretera de Comillas, que suele llenarse de coches mal aparcados los fines de semana y en cuya zona se producen grandes atascos y tapones. La situación se ha venido dando con mayor frecuencia en los últimos años, sobre todo durante los fines de semana de los meses de julio y agosto, cuando mayor afluencia de bañistas soporta la playa.

Los aparcamientos públicos situados en los aledaños del arenal enseguida cuelgan el cartel de completo y es entonces cuando los conductores deciden ocupar los márgenes de la carretera, que es de doble dirección, pero por la que solo puede circular un vehículo con tantos coches mal aparcados.

El alcalde de Valdáliga, consciente del problema que se crea todos los veranos, decidió colocar vallas a lo largo de unos trescientos metros «con la ayuda de la Guardia Civil de Tráfico», que hasta ahora multaba a los conductores. «Nos dimos cuenta de que poner multas no era la solución, porque los coches seguían estando aparcados en la orilla de la carretera, por lo que decidimos establecer un vallado con estacas para que no se pueda quitar».

Con esta medida, que el alcalde ha decidido llevar a cabo por su cuenta, «hemos logrado que ningún coche aparque a ambos lados del vial este fin de semana y los vecinos nos han felicitado». Además del vallado, una patrulla de la Guardia Civil vigila la zona.

Parece sin embargo una solución transitoria más que definitiva, «pues lo que habría que hacer es crear nuevos aparcamientos, colocar un vallado de madera más compacto o instalar bolos en el suelo como en los carriles bici», propone el regidor, quien asegura que «nos hemos dirigido en varias ocasiones a la Consejería de Obras Públicas para que actúe de alguna manera, pero no hemos logrado que nos hagan caso».

El problema no es menor, pues la acumulación de vehículos alrededor de la playa impide que pase con fluidez una ambulancia o cualquier otro servicio de emergencias. «Si hay que evacuar a alguien no es fácil acceder», advierte González. Aunque de momento se ha solucionado, «hay que hacer algo definitivo», insiste. Sea como sea, también habrá que tener en cuenta que se trata de un parque natural, «por lo que hay problemas a la hora de construir, pero el Ayuntamiento no puede permitirse que haya un accidente, porque entonces seríamos nosotros los responsables», asume.

El problema de los aparcamientos en Oyambre sucede desde hace años. Se trata pues de una zona que soporta una gran densidad de tráfico en época estival y donde lo normal si uno acude un fin de semana es quedarse atascado unos minutos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos