San Vicente se consolida como destino para turistas con perros

La playa de la Maza permite a los perros y a sus dueños disfrutar del baño en las aguas tranquilas del interior de la bahía de San Vicente. /Vicente Cortabitarte
La playa de la Maza permite a los perros y a sus dueños disfrutar del baño en las aguas tranquilas del interior de la bahía de San Vicente. / Vicente Cortabitarte

El interior de la bahía barquereña cuenta con uno de las pocas playas en las que las familias pueden disfrutar del baño con sus mascotas

vicente cortabitarte .
VICENTE CORTABITARTE .San Vicente de la Barquera

Muchas y muy variadas son las razones que llevan a los turistas a elegir el destino para disfrutar de sus vacaciones. La climatología, las playas, el entorno natural, la belleza paisajística, el patrimonio monumental o la gastronomía son las que generalmente aparecen como las más importantes. Pero hay otras muchas que son las que hacen que sectores muy importantes de turistas se decanten hacia uno u otro lugar. En el caso de San Vicente, los visitantes con perro pueden disfrutar desde hace cuatro años de un espacio en la playa de la Maza, donde bañarse con sus mascotas, ya que la villa fue uno de los municipios pioneros en la región en habilitar este tipo de espacios en sus arenales.

En un país como España en el que según el último censo hay unos 5 millones de perros, el encontrar un destino donde se faciliten el disfrutar de las vacaciones con su mascota se ha convertido en un importante reclamo para que muchas personas elijan esos destinos que se preocupan por facilitar la estancia también para los perros. Y en verano una de los espacios más reclamados son las playas, el poder disfrutar con tus perros de un baño o de un amplio arenal en el que poder corretear, jugar y en definitiva compartir un día de playa con los que para muchos son un miembro más de su familia.

Las ordenanzas de la mayoría de las playas que existen en los más de 8.000 kilómetros de costa con que cuenta nuestro España prohiben la estancia de los perros durante la temporada de baño, situación que poco a poco ha ido cambiando en los últimos años en los que algunos municipios han apostado por autorizar su presencia en algunos de sus arenales que, sin embargo, hasta el momento no llegan al centenar.

La playa de La Maza se ha convertido en un nuevo atractivo turístico para San Vicente al facilitar la presencia de los perros

San Vicente de la Barquera es precisamente uno de ellos, dando así respuesta a una demanda de sus vecinos que en la actualidad cuentan con más de un millar de perros y también de muchos turistas, siendo un motivo más para que muchas personas lo elijan para disfrutar de sus vacaciones.

Este es el caso de Manuel e Isabel que junto a su hijo Iván están pasando unos días en un apartamento de San Vicente junto a su perro Bruno. «Hace unos meses que le adoptamos en una perrera de Zaragoza y desde entonces es como uno más de la familia. Por ello cuando planificamos las vacaciones miramos a través de internet un lugar con playa donde poder ir con nuestro perro y San Vicente nos pareció una opción perfecta, porque además no hay muchos sitios donde elegir» ha señalado.

«Llegamos hace tres días y ha sido la primera vez que Bruno se ha bañado en el mar, al principio le resultaba extraño pero en poco tiempo se aclimató y lo está disfrutando muchísimo y nosotros con él».

Hace cuatro años que la Corporación municipal aprobó el autorizar la presencia de perros en la playa de la Maza, un arenal situado en el interior de su bahía, junto a al puente que le da su nombre. Es una playa protegida, semi-urbana que precisamente no era muy utilizada, por lo que desde un principio pareció una opción perfecta para destinarla para que los dueños la puedan disfrutar con sus mascotas. Además es un arenal cerrado por lo que los perros puedan estar sueltos sin temor que se escapen. Con marea baja los perros y sus dueños cuentan con un amplísimo espacio en el que incluso pueden adentrarse en la conocida como 'playona'.

El Ayuntamiento ha mejorado el equipamiento de la playa para responder a las necesidades de los perros

Viendo la buena acogida que ha tenido el Ayuntamiento poco a poco la ha ido dotando de diferentes servicios y equipamiento como una ducha, fuente especial de agua para los perros, señalización y el cierre con una portilla.

Este servicio hace que personas que veranean en otros puntos acudan a San Vicente, es el caso de los madrileños Javier, Clara y Andrea que cuenta con una vivienda en Comillas pero que en cuanto pueden se acercan a la playa de La Maza para disfrutar con Olay y Polka dos jóvenes perros labrador que tienen adoptados a la ONCE hasta que cumplan la edad para ser adiestrados para cumplir la gran labor que realizan con personas que sufren discapacidad visual. «Acudimos casi a diario porque lo disfrutan mucho, aquí corren, se desahogan, lo disfrutan mucho y socializan, está genial», señalan.

Junto a ellos estaba Jorge, otro madrileño que había escapada del calor de la capital para disfrutar solo del fin de semana y para elegir su destino lo primero que miró fue el poder contar con una playa cercana para que la disfrutase su perra 'Africa' de raza carlino con la que en otra ocasión viajó a otra playa de Santa Pola con el mismo motivo. «Al planificar mis vacaciones o viajes de fin de semana busco el poder ir a lugares con mi perra, playas como esta que cuenta con servicios para poder tener una estancia agradable» nos recalca.

Pero entre los numerosos usuarios que acuden hasta la playa de La Maza no solo hay turistas, también los barquereños disfrutan con sus perros como José Luis Badiola que prácticamente a diario va con Giro para corretear y bañarse. Durante la mayor parte del año suelen ir a Merón pero en la temporada de baño en la que se prohibe la presencia de perros encuentra en La Maza una perfecta alternativa para no romper la rutina. «Me parece perfecto el poder contar con este espacio que antes apenas se utilizaba, para poder venir con nuestros perros, creo que ha sido una buena idea del Ayuntamiento» reconoce.

Antes de contar con esta playa era muy habitual ver como muchas personas acudían con sus mascotas a Merón, el principal arenal del municipio, a pesar de la prohibición, creando conflictos con personas que no ven con agrado con su presencia, lo que obligaba a intervenir en numerosas ocasiones a la Policía Local, llegando en algunos casos a sancionar.

Con la entrada en funcionamiento de la playa de la Maza como espacio canino no se ha eliminado totalmente el problema ya que algunos siguen haciendo caso omiso a la prohibición, especialmente turistas que se alojan en furgonetas y autocaravanas y que pernoctan por la zona, pero al menos se ha logrado aminorar el problema al ofrecerles una alternativa.