San Vicente presume de su sorropotún

San Vicente presume de su sorropotún
V. Cortabitarte

La lluvia de la mañana no impidió preparar y degustar las 5.000 raciones del popular guiso barquereño

VICENTE CORTABITARTESan Vicente

San Vicente de la Barquera cerró este domingo sus fiestas patronales con el día de El Mozucu, jornada de confraternización que gira alrededor del sorropotún, el plato típico de San Vicente que es una variedad local de la popular marmita de bonito. Se repartieron las 5.000 raciones preparadas, dejando satisfechos a todos los vecinos y visitantes que se sumaron a esta tradicional fiesta con la que culminan las actividades del verano barquereño.

El inicio de la jornada hacía temer el desarrollo de esta fiesta ya que desde la madrugada la lluvia no dejó de hacer acto de presencia con mayor o menor intensidad. A pesar de ello los organizadores mantuvieron el programa previsto y a las 4.30 horas de la madrugada comenzaron los preparativos en la zona del pinar de las dunas de Merón. En ese lugar los integrantes de la comisión de las fiestas del Carmen, a los que poco a poco se fueron sumando voluntarios, comenzaron a pelar y cortar los 1.200 kilos de patatas utilizados.

Al final, entre unos y otros, y con la colaboración de los empleados municipales, cerca de 150 personas participaron en las diferentes tareas que permitieron disfrutar un año más del popular guiso para el que se emplearon, además de los 1.200 kilos de patatas, 700 kilos de bonito, 200 kilos de cebolla roja y 60 litros de aceite, todo ello guisado en catorce grandes ollas de unas 350 raciones cada una. Además, se repartieron también gratuitamente, más de un millar de barras de pan y quinientos litros de vino.

V. Cortabitarte

Aunque la lluvia no había cesado durante toda la mañana, poco antes de iniciarse el reparto del sorropotún. alrededor de las 13.30 horas, el sol hizo su aparición y los miles de personas que acudieron a la cita pudieron disfrutar de una espléndida tarde en este singular paraje del Parque Natural de Oyambre.

Entre los asistentes se encontraba el delegado del Gobierno en Cantabria, Pablo Zuloaga, que compartió el sorropotún con al alcalde de San Vicente, Dionisio Luguera, y compañeros socialistas.

Junto a un gran número de vecinos de San Vicente, hasta la playa de Merón se acercaron personas llegadas desde todos los puntos de la comarca y de otras comunidades cercanas, como los burgaleses del Centro de Jubilados Enrique Ocio de Burgos que, desde que descubrieron esta fiesta hace seis años, se han convertido en unos habituales y todos los años fletan un autobús para desplazarse a San Vicente en esta jornada. También extranjeros, como el holandés Jan de Jong que, junto a su pareja, se encontraba con su furgoneta en el camping cercano a Merón. Ambos pudieron probar el guiso marinero y disfrutar de la hospitalidad de los barquereños que les ofrecieron otros platos de la cocina española.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos