Arden 200 metros cuadrados de escajo y monte bajo en la zona de Portio

El fuego se originó de madrugada y algunos vecinos lucharon contra su avance hasta la llegada de los bomberos./Antonio 'Sane'
El fuego se originó de madrugada y algunos vecinos lucharon contra su avance hasta la llegada de los bomberos. / Antonio 'Sane'

El incendio, que se originó de madrugada y movilizó a los bomberos de Santander, afectó a una superficie de unos 200 metros cuadrados cerca de varias viviendas

DM .
DM .Santander

Una superficie de 200 metros cuadrados de escajo y monte bajo, junto a la playa de Portio, ardió ayer de madrugada, sin que se hayan podido determinar las causas que originaron el fuego. Según el parte municipal, fue un vecino de la zona el que, cerca de la una de la madrugada, alertó al 112 de un incendio en la ladera sobre el acceso a la playa. Tras el aviso, acudió un equipo de bomberos de Santander, que logró sofocarlo con batefuegos y una manguera de socorro, y que trabajó allí hasta 02.45.

Carmen Rodríguez, propietaria de una vivienda situada frente a la zona que se quemó, contó que ella vio el fuego desde su casa, unas llamas altas que, avivadas por el viento, se propagaron rápidamente por la hierba seca. «El vecino de más abajo salió con la manguera de su casa para impedir que llegase más cerca», explicó, pues sólo la carretera de acceso a la playa separaba las propiedades del fuego. Dijo también que, una vez que se desató el incendio, empezaron a abandonar la zona los jóvenes que se habían congregado por allí para festejar San Juan, aunque ni siquiera había hoguera en la playa. Según esta vecina, se sospecha que el fuego pudo originarse tras el lanzamiento de algunos artefactos pirotécnicos.

Según Carmen Rodríguez, el hecho de que anoche soplase viento del nordeste empujó el fuego hacia el arenal impidiendo que la extensión quemada fuera mayor. «Tenía a mi nieto de nueve años y decía que había que evacuar, y su abuelo le tomaba el pelo y le decía que si llegaba el fuego nos metíamos en la piscina, pero la verdad es que hasta que no lo apagaron yo no me fui a la cama, por si cambiaba el viento».

La víspera de la noche de San Juan, el Servicio de Emergencias 112 ya instó a extremar la prudencia con las hogueras, la pirotecnia, la carretera y el mar, para evitar accidentes. La fiesta, que se celebró en numerosas localidades de la región, terminó sin incidentes graves más allá del tradicional catálogo de borracheras, peleas, traumatismos y quemaduras.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos