Piélagos revalida la fase inicial de su PGOU, única vía frente a los derribos

Las viviendas de Cerrias fueron las primeras afectadas por sentencia de derribo en Piélagos./Andrés Fernández
Las viviendas de Cerrias fueron las primeras afectadas por sentencia de derribo en Piélagos. / Andrés Fernández

«No vamos a dar una solución definitiva a nada, pero vamos a dar herramientas para lograrlo», dijo la regidora, Verónica Samperio

Sheila Izquierdo
SHEILA IZQUIERDOPiélagos

El Pleno del Ayuntamiento de Piélagos aprobó ayer, en una sesión extraordinaria, la revisión del Plan General de Ordenación Urbana, un trámite que permite revalidar la aprobación inicial del planeamiento –adoptada en diciembre de 2015– para seguir avanzando en la consolidación del planeamiento, la única vía en estos momentos para una posible legalización de las viviendas afectadas por sentencia firme de derribo del municipio (Cerrias, Entrelindes y sectores L-05 y L-01). El documento legitimado ayer por el equipo de gobierno (PSOE-PRC), PP y las concejalas no adscritas Elba Castanedo y Montserrat Luezas, incluye tanto el informe de sostenibilidad ambiental como la propuesta de contestación a las 1.165 alegaciones presentadas al documento inicial, dos análisis que fueron remitidos por el equipo redactor el pasado 18 de julio al Ayuntamiento.

El paso dado ayer por el Ayuntamiento de Piélagos se trata de «la revisión de la aprobación inicial del PGOU que se llevó a cabo en 2015», explicó la alcaldesa, Verónica Samperio, lo que pone al día aquel primer trámite hacia el nuevo planeamiento –el que se encuentra en vigor se remonta a 1993 y es cinco años anterior a la primera sentencia de derribo del municipio (la de Cerrias)–. Desde 2015, continuó la regidora, «ha habido muchas piedras y obstáculos» y «el tiempo apremia, se nos agota», añadió, pidiendo a los grupos que se sacaran «los intereses de los bolsillos» y apoyaran la aprobación inicial para llegar lo antes posible a la provisional. «No vamos a dar una solución definitiva a nada –aclaró–, pero vamos a dar herramientas para conseguirlo».

De las intervenciones más reveladoras que se extrajeron del Pleno de ayer, con un único punto y una duración de hora y media, se encuentra la del portavoz del PSOE, Roberto Ruiz Argumosa, que pidió «perdón». Lo hizo porque, dijo, «que no se haya aprobado un PGOU en todos estos años no tiene lógica». Y, por eso, suplicó a los grupos que «o hacemos esto bien y rápido o los perjuicios van a ser enormes, lógicamente sobretodo para los afectados, pero también para el propio municipio, ya que resultaría una situación catastrófica para el Ayuntamiento».

Las «dudas» y las «prisas» con que se ha ido elaborando este plan, según explicaron el portavoz de IU, Rubén Vicente, y el de AVIP, Luis Sañudo, llevaron al primero a votar en contra y, al segundo, a la abstención. El líder de IU justificó su oposición porque las «prisas del drama de los derribos son solo» responsabilidad «del equipo de gobierno», que ha tenido, dijo, una «actitud cobarde con el anterior equipo redactor» y del «'pachequismo'» y «'revillismo'» que, calificó, ha mantenido el Ayuntamiento. Por su parte, el líder de AVIP, Luis Antonio Sañudo, lamentó la «falta de tiempo» para analizar las más de 4.000 páginas y que se haya desestimado el 49% de las alegaciones.

La nueva aprobación inicial del Plan General será trasladada a la Delegación de Gobierno y a la Comisión Regional de Ordenación del Territorio (Crotu) y se abrirá un plazo de 45 días (desde su publicación en el BOC) para presentar nuevas alegaciones.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos