La regeneración ambiental del Alto del Cuco incluirá un recorrido paisajístico y cultural

La regeneración ambiental del Alto del Cuco incluirá un recorrido paisajístico y cultural
Andrés Fernández

Los trabajos de recuperación del espacio se prolongarán un año y costarán 1,9 millones de euros

Pilar Chato
PILAR CHATOSantander

Se trata de la segunda y última fase para que el Alto del Cuco, una de las irregularidades urbanísticas más importantes de Cantabria, vuelva a su estado original, o al menos a su aspecto más aproximado. De esta forma se cumplirán las órdenes judiciales del Tribunal Superior de Justicia de Cantabria y del Tribunal Supremo.

Esta fase, que costará 1,9 millones de euros y durará un año, comenzará con la regeneración topográfica de la ladera, excepto las cotas más elevadas en las que no se ha alterado el aspecto original. Se busca una morfología similar a la general del monte Tolío y se descarta el mantenimiento de las terrazas que se hicieron para asentar la urbanización como se planteó inicialmente. Esta fase contempla la ejecución de una senda peatonal a través del espacio regenerado, que permitirá conectar con la red de sendas existentes. El objetivo es crear un recorrido paisajístico y cultural, a modo de circuito, por los hitos de La Picota y el Monte Tolío, ampliar la oferta turístico-cultural de la zona costera de Cantabria y contribuir a la divulgación y concienciación ambiental. Al año de estos trabajos se sumará otro mas de vigilancia, que podría realizarse con programas de voluntariado como el Plan Provoca, para controlar las plantas invasoras.

Los detalles técnicos los han dado a conocer este viernes los responsables del Gobierno, el Ayuntamiento de Piélagos y de la empresa que se hará cargo de los trabajos, que han visitado la zona acompañados de la asociación ecologista Arca, que planteó las primeras denuncias. En la visita han estado presentes, entre otros, la vicepresidenta y consejera de Medio Ambiente, Eva Díaz Tezanos; la alcaldesa de Piélagos, Verónica Samperio y el presidente y el secretario de ARCA, Adán Musi Restegui y Carlos García, respectivamente.

Díaz Tezanos ha explicado que esta segunda fase de la actuación supone dar cumplimiento al compromiso del Gobierno de «volver a poner la ladera lo más parecida posible a como era», tras «una de las mayores aberraciones urbanísticas habidas en Cantabria». Ha recalcado que el actual Gobierno tuvo que asumir lo que el anterior Ejecutivo del PP no asumió, la ejecución de una sentencia que contemplaba el derribo de 214 viviendas declaradas ilegales de las más de 400 que estaban proyectadas.

A este respecto, la alcaldesa ha destacado la importancia de la aportación del Gobierno de Cantabria para la regeneración del entorno, subrayando que, sin la ayuda regional, el Ayuntamiento no habría podido afrontar la ejecución de la sentencia. Además, ha señalado que Piélagos ya está devolviendo al Ejecutivo el dinero adelantado, cumpliendo con lo pactado en el convenio.

Asimismo, Samperio ha recordado que las obras que hoy comienzan suponen un paso más, pero que la zona necesitará de un constante seguimiento para preservar y conservar el patrimonio natural. En este sentido, ha añadido que los trabajos devolverán al monte a un buen estado pero que la «aberración urbanística» cometida no permitirá que vuelva a recuperar en su totalidad el aspecto y condiciones previas al inicio de las construcciones.

Para el secretario de ARCA, esta actuación marca un «hito», no solo por el derribo de las edificaciones sino por la solución adoptada para llevar a cabo la restauración.

Tal y como ha explicado Carlos García, el Gobierno y la organización ecologista han llegado a la solución de «acercarse lo más posible al estado natural, frente a la propuesta del Gobierno anterior de dejar las terrazas como estaban y hacer un parque lineal», una solución, en opinión del secretario de ARCA, «demasiado urbana y no propia del entorno de los montes Tolío y La Picota».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos