«Tras un invierno seco, nos espera un verano prolífico para la avispa asiática»

«Tras un invierno seco, nos espera un verano prolífico para la avispa asiática»
D. Pedriza

El Ayuntamiento de Piélagos capturó en los últimos tres meses a 749 reinas y 110 obreras con un sistema pionero y ecológico

Sheila Izquierdo
SHEILA IZQUIERDORenedo

El Ayuntamiento de Piélagos, a través de la empresa Sercant Anti-Velutina, capturó un total de 749 avispas asiáticas reinas y 110 obreras mediante el sistema de trampeo desarrollado esta primavera en el municipio. La entidad, que lleva a cabo una labor pionera de control y eliminación de este insecto invasor, asegura que el número de ejemplares capturados es"considerable" pero advierte de que el invierno seco dará paso, ahora, a una temporada con mayor presencia de velutina. "Queda mucho por hacer y si los ayuntamientos no se ponen las pilas, Cantabria será 'devorada'".

Así lo indicó el responsable de Sercant, la empresa encargada del trampeo a la velutina, Isidro Herrera, tras hacer balance del último sistema de eliminación realizado en el municipio, que abarcó de marzo a mayo.

En total, apuntó, se colocaron en el municipio un total de 72 trampas, principalmente en las zonas más próximas al río Pas y en pequeños riachuelos. La razón a esta ubicación específica de las trampas es que las avispas proliferan en territorios próximos a cuencas fluviales.

Estas trampas, según aseguraron desde la empresa, están realizadas a partir de botellas de plástico con un líquido en su interior que atraía de forma inmediata a la velutina. El procedimiento, pionero en la región, es similar al que se utiliza en diversos países europeos desde el año 2004.

Gracias a estas trampas, en los últimos tres meses se capturaron unos ocho nidos primarios -del tamaño de una pelota de tenis y formados por colonias entre 20 y 30 obreras-, lo que evitó, asegura el responsable del Sercant, que las reinas pasaran ahora, en temporada de verano, a la fase de anidamiento en altura (nido secundario), donde la colonia prolifera exponencialmente y pasan a estar formadas por entre 10.000 y 15.000 obreras y de donde salen 10 ó 12 reinas."De un nido primario sale otro secundario, que son los grandes de otoño", subraya el responsable de la empresa.

Las 749 avispas asiáticas reinas y 110 obreras recogidas en Piélagos es un número"exagerado", dijo el responsable de Sercant, una entidad que también opera en municipios como Torrelavega o Bareyo. Sobre todo, matizó Herrera, teniendo en cuenta que en una de las trampas se capturaron 27 reinas -el máximo número alcanzado en el municipio-, lo que da prueba del nivel de asentamiento de esta avispa, capaz de devorar entre dos y tres kilos de insectos a la semana (por nido secundario). En este sentido, la 'comida' favorita de las avispas asiáticas es la abeja (cerca de un 70% de lo que come), que es la especie más eficaz en la polinización de árboles frutales como el manzano o el peral. Además de la miel."Si se acaba la abeja en Cantabria, estamos hundidos y tendríamos que polinizar a mano", asegura Herrera.

Ahora, tras la captura de los ejemplares asiáticos, la empresa ha procedido a su congelación para su examinación posterior y poder comprobar, así, si estaban o no fecundadas, con el fin de tener una valoración más acertada.

La empresa Sercant realiza un sistema de control de la avispa que además de innovador es ecológico -ya que no usa venenos- pero, según su responsable, pese a su eficacia, queda aún mucho por hacer en la región."Tras el invierno seco, nos espera un verano prolífico para la velutina y es una especie que tiene tres veces más de veneno que la nuestra. En Galicia, un nido fue capaz de devorar un potro en 18 días".

Por su parte, el concejal de Ganadería del Ayuntamiento de Piélagos, Alfredo Rodríguez Otero, subrayó que con esta primera actuación, desarrollada en Carandía, Renedo, el Cementerio de Vioño, Puente Arce, Parbayón, la recta de La Pasiega, Mortera, Liencres y Zurita se ha evitado que haya 22.470.000 avispas asiáticas en el municipio. Por ello, destacó la importancia de esta actuación de prevención debido a la grave amenaza que la avispa asiática constituye para la abeja autóctona, a la que no deja producir miel.

Rodríguez Otero también se refirió al curso de identificación, prevención, control y lucha que el Ayuntamiento de Piélagos organizó tanto para los apicultores, como para aquellos vecinos del municipio, que estaban interesados. Un curso dirigido a la población en general debido, apostilló Rodríguez Otero,"a la grave amenaza que la avispa asiática constituye para la abeja autóctona".

Aquella acción formativa, que se dirigió a un máximo de 50 plazas, permitió enseñar a los participantes cómo hacer trampas para la prevención en casas, cultivos y apiarios. El Ayuntamiento de Piélagos está muy concienciado con la puesta en marcha de este tipo de acciones para frenar la amenaza.

A la avispa asiática se la conoce como velutina, pero en realidad, a esta invasora se la debería de llamar la gran devoradora, a tenor de lo que dice Isidro Herrera, quien las sigue muy de cerca. Es el responsable de Sercant, la empresa que trata de mantenerlas a raya en Cantabria, y por su conocimiento sobre esta especie asegura que, una vez asentada en un nido secundario (a los que se conoce por los que instalan en lo alto de los árboles para formar colonias de hasta 15.000 obreras), es capaz de devorar tres kilos de insectos a la semana. Y entre esa ración de alimento, su plato favorito son las abejas. Un modo de supervivencia que no sólo está poniendo en jaque a los apicultores de la región, también a los agricultores -la abeja es clave para la polinización de frutales-. Incluidos los productores de arándanos (el pasado año, la avispa asiática devoró una plantación en Cayón de cerca 400 kilos). Sin embargo, Herrera asegura que la velutina"se lo come todo", porque, en los enjambres que ha capturado ha llegado a encontrarse lagartijas e incluso pájaros."Más llamativo es lo que se vio en Galicia, donde un nido devoró un potro en 18 días".

 

Fotos

Vídeos