Los 'Campeones' de Santoña

Los usuarios de Amica representarán el viernes, 7 de diciembre, a las seis de la tarde, en el Liceo, la obra de teatro en negro 'Tararín- Tararán'

Los chicos de Amica Santoña invitan a todos los vecinos a acudir a ver la obra de teatro en negro que están preparando con mucho trabajo e ilusión. /Daniel Pedriza
Los chicos de Amica Santoña invitan a todos los vecinos a acudir a ver la obra de teatro en negro que están preparando con mucho trabajo e ilusión. / Daniel Pedriza
Ana Cobo
ANA COBOSantoña

Mucho antes de que todo el mundo hablara de los protagonistas de la película 'Campeones', ellos ya se habían subido a las tablas para demostrar su valía como actores. Y sin posibilidad de equivocarse y volver a repetir las secuencias como ocurre en el cine. Ellos llevan a escena una obra de teatro en vivo y en directo. Con mucha responsabilidad, nervios e ilusión. Porque si algo tienen claro es que quieren dar la mejor versión de sí mismos.

Hace cuatro años, los usuarios del centro de día 'El Buciero' de Amica se animaron a probar suerte en el mundo del teatro y parece que le han cogido el gustillo. Ya tienen todos listo para presentar en el puente de diciembre su nueva obra 'Tararín - Tararán'. Será el viernes, 7, a las seis de la tarde en el Liceo y con entrada gratuita. «Animamos a todo el mundo a que venga a vernos», dicen al unísono, Paco y Ángela. Quieren ver ocupadas todas las butacas y sentir el calor de los aplausos como premio a su esfuerzo y trabajo. Como es habitual, será una representación en negro en la que la magia está más que asegurada.

A principios de este año empezaron a inventarse todos juntos la historia del mago 'Bucerín'. «Es un poco torpe y le salen mal todos los trucos», explica Estefani, que ejercerá el papel de narradora entre bambalinas. «Hay fragmentos que ya me los sé de memoria. Leo el texto todos los días. Una vez en el centro y otra en mi casa», cuenta la joven. «Bucerín hace trucos de cartas, de pañuelos, de malabares...», detalla Blanca. Y aunque siempre le salen mal, no pierde la esperanza y lo sigue intentando una y otra vez. «Un día tiene la suerte de conocer a una chica, de nombre 'Merlina', que es hija de un famoso mago». Ella le ayuda y enseña a hacer los trucos y poco a poco le van saliendo bien. «Y de tanto trabajar juntos, al final se enamoran», apunta Conchi.

La historia quiere transmitir al público la idea de que «no hay que rendirse nunca. Que todo se puede conseguir con esfuerzo, trabajo y constancia. Y que con el apoyo de otras personas puedes alcanzar tus objetivos», señalan Marta y Roberto, dos de los profesionales que atienden el centro. Este año, confiesan, han empezado más tarde a ensayar la obra. «Hace un mes», concreta Belinda. Y es que con la mudanza – se cambiaron el pasado abril a una sede más amplia y luminosa – «hemos estado ocupados con el embalaje y la adaptación». Además, en estas últimas semanas han dado la bienvenida a seis nuevos compañeros, ampliando hasta 20 las plazas que actualmente tiene Amica en Santoña. «Con ellos todavía estamos en proceso de conocernos poco a poco», explica Marta.

Daniel Pedriza

Algunos de los que acaban de incorporarse, subirán también a las tablas aunque para ellos es difícil hacerse una idea de esta experiencia sin haberla vivido antes. Porque los chicos de Amica no hacen una interpretación al uso. El centro apuesta por lo que se llama teatro en negro. Esto significa que la representación se lleva a cabo completamente a oscuras y el público solo ve cómo se mueven, al ritmo de la música, unas figuras de colores reflectantes confeccionadas sobre corcho. No hay diálogos y es Estefani la que con su narración va dando paso a los objetos de cada escena. Es al final, al encenderse las luces de la sala, cuando los asistentes descubrirán quiénes están detrás de ellos. En ese momento, habrá quedado más que demostrado la capacidad de estos actores y actrices en potencia.

Para que no se les reconozca van ataviados totalmente de negro. Guantes y pasamontañas incluidos, dejando solo los ojos al descubierto. «Da calor y molesta un poco», apunta Ángela con sonrisa pícara. A ella no le importa pero hay otros compañeros que no quieren ponérselo. Por eso, solo suben al escenario los que quieren. No están obligados. Yasmi cuenta que el año pasado se animó y se lo pasó «muy bien», pero esta vez prefiere quedarse de público como Blanca. Eso sí, serán las que aplaudan como más ganas a sus compañeros. En esta aventura han involucrado también a la fisioterapeuta del centro, Jéssica. «Es súper chulo, una gran iniciativa». Marta agradece su colaboración. «Todas las manos que nos quieren ayudar nos vienen bien».

Daniel Pedriza

Los más veteranos han dado un sabio consejo a los novatos. «Lo más importante es que nos lo pasemos bien». Aún así, Belinda e Irene reconocen estar algo «nerviosas» ante su debut. «Es genial participar en la obra». Los nervios también invaden a los terapeutas. «Para nosotros es muy importante la imagen que damos al pueblo. Lo hacemos porque nos gusta y nos divierte y porque es una actividad que da mucho contenido al centro. Pero, sobre todo, queremos demostrar las capacidades que tenemos. Cambiar esa imagen que todavía se tiene de los 'niños', como mucha gente se refiere a los chicos, que les sobreprotegen, siempre con buena intención y cariño, pero son personas con muchas capacidades que hay demostrar».

Volcados por completo

Estas últimas semanas han aparcado los talleres y actividades habituales para ensayar la obra mañana y tarde. Y no se cansan de repetir y repetir. Paco, uno de los nuevos, el año pasado la vio como público y está encantado de pasar a ser uno de los protagonistas. Eso sí, ninguno suelta prenda de qué figuras moverá cada uno. «Es un secreto». Solo desvelan que habrá más efectos y figuras en 3 dimensiones. Todo con mucha imaginación. ¿Y la música?. «Tenemos la canción del Anillo pa' cuando» exclama Conchi. Y algún tema nostálgico.

En la elaboración del decorado han participado todos. Han aprovechado materiales de otras años pero la gran mayoría son nuevos. Su confección requiere de varios pasos. «La primero es dibujar la silueta en el poliespan (corcho). Luego se forra con los folios de colores fluorescentes con la forma de personas, animales o enseres y, por último, se pinta el corcho entero de negro. «Hay trabajo para todos las personas. A Fran se le da muy bien pintar con la brocha». Tanto esfuerzo es reconocido. Los días posteriores a la obra son unas grandes estrellas en Santoña. «Nos felicitan por las redes sociales y nos ponen canciones en la radio». El año pasado hasta les pidieron un segundo pase desde el colegio de Castillo y acudió también el Picavea y Juan de la Cosa. «Lo volveremos a hacer de nuevo». Y es que, explica Marta, «es súper importante que vean la obra niños porque son los que van a cambiar la visión de estas personas». Con ese mismo fin, acudirán a mediados de diciembre a los colegios del pueblo para enseñar a los alumnos a hacer una manualidad. Otra de sus muchas capacidades junto a la de actores, claro.

 

Fotos

Vídeos