Las caras que atienden a los turistas

Cada verano el equipo de la Oficina de Turismo Santoña se refuerza con estudiantes de prácticas que atienden los distintos puntos de información y realizan las visitas guiadas

Las caras que atienden a los turistas
Ana Cobo
ANA COBOSantoña

Cada verano, desde hace más de una década, el equipo de la Oficina de Turismo de Santoña recibe 'refuerzos' con la llegada de chicos y chicas de prácticas que con su trabajo y colaboración contribuyen a dar a conocer los rincones de esta villa marinera a miles de visitantes.

Desde el año 2005, el Ayuntamiento gracias a convenios con diversas universidades europeas cuenta con estos estudiantes que cubren los distintos puntos de información y ejercen de apoyo en las actividades organizadas por la Concejalía de Turismo para esta época estival.

Este verano son ocho los estudiantes de prácticas que han elegido Santoña. Proceden de Francia, Alemania, Colombia y también hay uno de Cantabria. Seis de ellos protagonizan este reportaje contando en primera persona cómo está siendo la experiencia. «Su presencia aquí supone mucho porque son de gran ayuda», explica Marta Belaustegui, técnico de Turismo Santoña. «Gracias a ellos podemos abrir todos los puntos de información, ya que de otra manera no sería posible porque no tenemos tanto personal y también nos ayudan a desarrollar todas las actividades que llevamos a cabo en verano». Y es que no se trata de organizar solo los eventos, sino que luego tienen que involucrarse. «Aquí hacemos de todo, lo mismo hacemos de guías, que nos disfrazamos para la 'Noche en Blanco'». Por eso, se agradece que sean personas «con muchas ganas e iniciativa».

Durante su estancia en el municipio realizan las mismas tareas que el resto del personal de la oficina. Atienden a los visitantes y peregrinos proporcionándoles todo tipo de explicaciones, mapas y folletos. De igual forma, dirigen las visitas guiadas por el casco urbano, gestionan las redes sociales y realizan traducciones. «En primavera tuvimos tres estudiantes de Francia y al ver que nos quedaban pocos folletos en francés, tomaron la iniciativa de realizar ellas unos nuevos. Se encargaron de diseñarlos y redactarlos y después nosotras los corregimos. Son folletos con las principales cosas que tenemos para enseñar a los franceses y se están entregando actualmente».

Por ello, Marta tiene claro que el enriquecimiento se produce para ambas partes. Para ellos, explica, es una experiencia porque «vienen a Santoña, conviven con otros estudiantes de su edad en una casa y, eso, a la gente joven les encanta. A nosotros también nos aportan ideas, nos ayudan y nos encantar tenerles aquí. Además son esponjas, es impresionante lo rápido que aprenden no solo de Santoña sino de todos los municipios de alrededor. Se explican muy bien». En la misma línea, se expresa el concejal de Turismo, Jesús Valle Rosete, que destaca que «gracias a ellos se puede realizar mejor el Plan Estratégico de Turismo Santoña; son un gran apoyo para desarrollar mucho mejor las actividades, abrir los fuertes, sin olvidar su integración en el municipio».

Miles de visitantes

La afluencia de visitantes a la villa ya se está haciendo notar. «Desde finales de junio estamos recibiendo más turistas en la oficina y sobre todo en la caseta del Pasaje. Allí es un no parar». En los últimos años, los balances estivales de Santoña han registrado más de 30.000 turistas. Esos son los que se acercan a los puntos de información porque en realidad son muchos más los que recalan en la villa. Y es que gracias a todo el contenido que Turismo cuelga en las redes sociales y a su aplicación móvil, los visitantes disponen de todo tipo de datos y explicaciones por lo que, a veces, no necesitan pasar por los puntos oficiales. «Lo importante es que la información de Santoña fluya. En las redes sociales tenemos cada verano un aumento del 200% de visitas e interacciones»

En los últimos año la concejalía de Turismo ha dado un giro al concepto de turismo. Valle Rosete es consciente de que al visitante hay que ofrecerle actividades. «Ya no vale con la oferta del paisaje y darle un folleto con lo que puede ver. Hay que organizar actividades y eventos para que la gente que nos visita conozca el municipio y también para los vecinos». Una máxima que siguen al pie de la letra, pues todos los días del verano Turismo Santoña ofrece alguna iniciativa de carácter gratuito. Así, hay visitas guiadas al municipio, yincanas, zumba, apertura de fuertes, visitas al Teatro Liceo, visitas dramatizadas napoleónicas, por mar, sobre la anchoa... «Se muestra Santoña desde distintos aspectos, ya sea la historia napoleónica, la gastronomía o desde un barco, teniendo otro punto de vista. A la gente le encanta porque siempre hay sorpresas».

La novedad de este año son las yincanas, que están teniendo un gran éxito. «Ya hay veinte grupos que la han hecho. Se trata de conocer Santoña de una forma entretenida a través de pistas y pruebas. Para las familias que vienen con niños está genial porque aprenden cosas jugando. Es dar un paso más en nuestra oferta». Esta programación también muestra su lado más solidario con dos de los eventos más esperados. 'La noche en blanco' recaudará, esta vez, fondos para la Asociación Amara de padres de niños con cáncer de Cantabria. Para participar habrá que donar 2 euros. Y para la fiesta de fin de verano, 'Explosión de colores', se recogerán alimentos para Cruz Roja. Y es que turismo y solidaridad combinan a la perfección.

Elisa Goulay | Francia «Voy a desarrollar mis aptitudes»

«Hacer las prácticas en España me parece una experiencia muy interesante para mejorar mi castellano y conocer una cultura diferente». Elisa Goulay, de 19 años, estudia Lenguas Extranjeras aplicadas al Comercio Internacional en Francia y cree que trabajar este verano en Turismo Santoña es una gran oportunidad para hablar con gente en distintos idiomas y conocer el sector turístico que me «interesa mucho». Confía en que en estos meses va a poder desarrollar sus aptitudes a través de las actividades que organiza turismo. «Son muy diversas. Las visitas guiadas, las yincanas y también estamos en la oficina con las redes sociales». Dice que en España la gente es «más abierta y amable» y la sorprende que «se traten de tú personas que no se conocen. En Francia no se hace eso». La joven define a Santoña como una ciudad « 'muy guapa'», sobre todo por sus paisajes. «Me gusta el contraste de la playa y el monte y vivir cerca del mar».

Lila Loubiére | Francia «Hacemos cosas muy diferentes»

A Lila le atraía la opción de descubrir Cantabria, porque «es una región de España que no conocía y que no tiene nada que ver con Sevilla y Cádiz en las que ya he estado». Estudia inglés y español en la Sorbona de París y se muestra encantada de aprender cómo se trabaja en el sector del turismo. «Hacemos tareas muy diferentes. En la caseta damos sobre todo información de Santoña y en la oficina nos preguntan más por cosas para hacer en todo Cantabria». En estas semanas, dice, han tenido «mucha ayuda» de todos los técnicos de turismo, «son muy simpáticos» y también de los turistas. «Son acogedores y se puede hablar fácilmente con ellos, escuchan, son abiertos y sonríen». Santoña le parece una ciudad muy completa. «La actividad principal es la anchoa pero también es atractiva por las forificaciones y las marismas». En estos días han ido a probar los pinchos y «fuimos a un bar a ver el ambiente de fútbol cuando jugó la selección española ».

Kerstin Maurer | Alemania «Atendemos a los peregrinos»

En su primera vez en el norte de España, antes Kerstin ha estado en Andalucía y Madrid. Estudia Traducción e Interpretación con el inglés como primer idioma y español como segundo «Con estas prácticas en el ámbito de turismo espero mejorar mi nivel de castellano». Le encanta tratar con la gente de Santoña. «Es muy abierta y salen más a la calle que en Alemania. Disfrutan más de su tiempo libre». Respecto al trabajo cuenta que por la caseta del paseo marítimo recalan mucho peregrinos que «nos preguntan por el albergue, cómo ir hasta Noja o qué pueden ver aquí». Entre los turistas el rincón más demandado es el Faro del Caballo y cuando llueve «a las familias les recomendamos ir al Centro de Interpretación o al fuerte de San Martín que abre en temporada alta y hay mucho botones para que los niños puedan tocar». De Santoña destaca las marismas. «Me parece impresionante el parque natural protegido».

Louise Cailland | Francia «Aquí el ritmo de vida es diferente»

Louise reconoce que cuando comenzó las prácticas, a comienzos de junio, tuvo «un poco de dificultad con el idioma pero ahora ya lo llevo mejor». Estudia Lenguas Extranjeras aplicadas al Comercio Internacional pero «aún no tengo claro a qué me voy a dedicar en el futuro», por lo que estas prácticas «me van a permitir descubrir el Turismo y va a ser una experiencia muy interesante en la carrera, que nos exige hablar muy bien tanto el inglés como el español». En estas semanas ha visto que en España el ritmo de vida nada tiene que ver con el de Francia. «Los horarios de trabajo y para comer y cenar son muy distintos. Y los habitantes pasan más tiempo en la calle». Dice que lo que más le gusta es estar en la oficina para organizar los eventos y escribir las publicaciones para internet. Entre las preguntas que más les hacen los turistas es «cómo ir al Faro del Caballo en coche y cuando les dicen que es andando y se tarda dos horas, algunos ya no quieren ir».

Lorena Trautner | Alemania «Me gusta ayudar al turista»

Por las venas de Lorena corre sangre mitad alemana, mitad mexicana. «Principalmente conozco el español y la cultura latinoamericana y ahora que estoy estudiando Traducción e Interpretación quería conocer la cultura española y el castellano que se habla aquí. Además, también quería conocer el sector turístico desde dentro». A la joven le gusta ayudar a los turistas que recurren a ellas buscando algo específico. «Hay gente que solo viene a Santoña a pasar unas horas por la tarde y les decimos lo que pueden conocer en este tiempo». Entre las labores que más le gusta está la de realizar las visitas guiadas. «Son muy interesantes y divertidas». De España, le ha llamado la atención que «la gente a las once de la noche sigue en la calle» y sobre todo los pinchos y la costumbre de alternar por los bares. En este tiempo también ha visitado Santander, Comillas y Santillana del Mar y le cautiva la mezcla del «azul del mar con el verde las montañas».

Paola Delgado | Colombia «Está siendo una gran experiencia»

Ha venido por primera vez a España para acercarse de nuevo a su lengua materna y descubrir una cultura que guarda mucha simitudes con su país, Colombia. Paola, de 25 años, estudia un máster en Traducción Multimedia en la universidad de Borgoña, Francia. A la hora de buscar sus prácticas de fin de estudios vio la opción de Santoña y lo eligió como una oportunidad para volver a sus raíces. «Está siendo una experiencia muy agradable. En mis estudios hablo mucho francés y aquí puedo reforzar y trabajar el castellano». Al ser de Colombia es la que menos diferencias percibe en cuanto al carácter. «Los españoles son gente alegre, fuerte, como los latinos. Lo que sí varia son los horarios de trabajo y que allí no hay siesta». Disfruta dando información al turista y con las visitas guiadas ya que «son una forma de interacturar más personal y cercana». A ella le encanta la bahía. «La combinación de montaña, bahía, marisma y fuertes que tiene Santoña es muy particular y bonita».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos