La finca del Faro de Ajo abre sus puertas como reclamo turístico de Bareyo

La finca del Faro de Ajo abre sus puertas como reclamo turístico de Bareyo
DM

Por un euro los turistas podrán ver un terreno natural delimitado por acantilados marinos y formaciones geológicas como hoyas, fracturas y canales naturales

DM .
DM .Santander

La finca del Faro de Ajo, en Bareyo, abrirá sus puertas hasta el próximo 30 de septiembre como reclamo turístico del municipio durante la temporada estival a un precio por entrada de un euro por persona.

El entorno del Faro de Ajo abarca una superficie de 17 hectáreas aproximadas de terreno natural delimitado por acantilados marinos y, dada la naturaleza kárstica del suelo, se pueden contemplar formaciones geológicas como hoyas, fracturas y canales naturales.

Por ello, según indica en un comunicado el Ayuntamiento de Bareyo, el visitante tiene a su disposición caminos que atraviesan todo el recinto y, para disfrutar de las vistas desde el punto más septentrional de Cantabria, prismáticos que se pueden usar de manera gratuita.

En el verano de 2015 la finca abrió sus puertas al público y año tras año ha atraído cada vez más visitantes hasta superar los 30.000 el verano pasado.

«Es una vista magnífica y sabemos que a los visitantes les encanta y confiamos en superar nuevamente las cifras», ha asegurado el alcalde de Bareyo, José de la Hoz.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos