La Justicia rechaza una nueva petición de Santoñeses sobre el Palacio de Chiloeches

El Palacio de Chiloeches sigue a la espera de que se repare el tejado con un hundimiento y el resto de la fachada en ruina. /Daniel Pedriza
El Palacio de Chiloeches sigue a la espera de que se repare el tejado con un hundimiento y el resto de la fachada en ruina. / Daniel Pedriza

El Tribunal Superior de Justicia de Cantabria ha denegado la medida cautelar solicitada por Gullart para suspender la resolución de Cultura de no ampliar el BIC

ANA COBO SANTOÑA.

La Justicia se ha vuelto a poner en contra de Santoñeses en su acérrima defensa por proteger el ala oeste del Palacio de Chiloeches, antiguo hospital militar.

El edil de esta agrupación, Jesús Gullart, recurrió ante la Sala de lo Contencioso- Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Cantabria la resolución de la Dirección General de Cultura que rechazó su petición de abrir un nuevo expediente para la ampliación del Bien de Interés Cultural (BIC) del antiguo hospital militar, incluyendo la protección del anexo.

La jefa del Servicio de Patrimonio Cultural, Emilia Calleja, resolvió denegar la ampliación porque «desde la declaración de Monumento Histórico Artístico del edificio principal en 1972 hasta la fecha de hoy, no existen evidencias ni nuevos criterios distintos a los ya considerados, dado que el edificio anejo no reúne méritos histórico artísticos suficientes para ser considerado Bien de Interés Cultural, según lo dispuesto en la Ley 11/1998 de Patrimonio Cultural de Cantabria».

La sala se basa en la sentencia de marzo que concluyó que el anexo no tiene valor alguno

La decisión no gustó a Gullart que la recurrió y, además, solicitó al Tribunal que adoptara como medida cautelar la suspensión de esta resolución de Cultura hasta que se dictara la sentencia definitiva de este asunto. Una medida cautelar que le acaba de ser denegada, imponiéndole, además, las costas del proceso.

El auto desestima su petición ya que no hay ninguna medida ejecutiva susceptible de suspensión y, sobre todo, alude a la sentencia dictada por esta misma sala de lo Contencioso- Administrativo el pasado 2 de marzo contra un recurso de la Asociación en Defensa del Patrimonio de Santoña, y que ya es firme. En la misma se dieron todos los parabienes judiciales a la modificación puntual del Plan General en esta zona de Santoña - lo que supone que toda la tramitación realizada por el Gobierno de Cantabria y el Ayuntamiento de Santoña es legal y se da vía libre a la demolición del anexo - basándose en el pronunciamiento del año 1972 en relación al resto de edificaciones y dependencias ajenas al palacio definiéndolas «como un añadido sin carácter ni valor», por lo que quedaron excluidas del BIC. En base a todo ello, la sala deniega la medida cautelar solicitada por Gullart.

Ante esta postura judicial, al concejal de Santoñeses solo le queda esperar a que el Tribunal dicte sentencia definitiva a su recurso. Lo que ocurre es que al tratarse de la misma Sala que se pronunció sobre el mismo fondo de este asunto el pasado mes de marzo, parece difícil que se vaya a contradecir respecto a lo que resolvió entonces.

Santoñeses en todo momento ha defendido que hay «razones y argumentos de peso legal e histórico» que, a su entender, demuestran «sin ningún género de dudas, la relevancia histórica» del antiguo hospital militar de Santoña y «la incuestionable acumulación de méritos culturales para la protección íntegra del inmueble». Su lucha se dirige a garantizar la protección integral del histórico edificio, «evitando así la ejecución de los planes especulativos del Ayuntamiento de Santoña con respecto al inmueble, consistentes en derribarlo parcialmente para construir pisos».

La agrupación considera que es mucho lo que ha cambiado desde 1972 y «no es razonable que desde el Gobierno se actúe como si estuviéramos en aquella época, igual que tampoco es asumible que sea precisamente Cultura quien favorezca, con sus decisiones, la mutilación de un espacio cargado de Historia que es patrimonio de todos los cántabros».

«Instrumento electoral»

Para el alcalde de Santoña, lo único que está haciendo Santoñeses es alargar la vía judicial para ganar tiempo utilizando el tema de Chiloeches como su «gran instrumento electoral». «Buscan que pase el tiempo y la situación se mantenga, vendiendo a la opinión pública que el edificio y el tejado no se arreglan y haciendo responsables de que esté así todavía a los que estamos intentando resolver el problema, pero nos encontramos con esta parálisis porque está todo judicializado y quien diga todo lo contrario miente».

El regidor presume que la Justicia «como ha venido ocurriendo hasta ahora no le va a dar la razón» a Gullart, ya que «no es probable que el mismo tribunal vaya a decir algo distinto a lo que resolvió hace unos meses dando el visto bueno a la modificación puntual del Plan».

Para Abascal, el concejal de Santoñeses ha recurrido la decisión de Cultura que «está sumamente argumentada para alargar la situación después del varapalo de la sentencia del Tribunal Superior de Justicia en la que dice bien claro que el ala oeste no tiene ningún valor».

En el último pleno, el regidor dijo que «los proyectos presentados por la propiedad para el arreglo del tejado y los proyectos de demolición del Ayuntamiento están ya desde hace seis meses en Cultura».

El Ayuntamiento, explicó, no puede hacer nada hasta que no se informe favorablemente por Cultura pero está todo «enquistado» por los pleitos judiciales. En cuanto se reciban los informes que tiene que emitir el Gobierno de Cantabria, «esperamos poder arreglar el tejado de Chiloeches lo antes posible, demoler toda esa área que no es más que casetas y tejavanas, abrirla con una calle y llegar a un acuerdo con la propiedad para que de cara a un futuro el palacio sea de titularidad municipal».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos