Noja conmemora su 'independencia'

Un momento de la recreación del 'Privilegio de Vara', en la imagen el rey Felipe IV junto a su esposa Isabel de Borbón y su séquito../Ana Cobo
Un momento de la recreación del 'Privilegio de Vara', en la imagen el rey Felipe IV junto a su esposa Isabel de Borbón y su séquito.. / Ana Cobo

La villa viaja hasta el siglo XVII para recrear el 'Privilegio de Vara' que le permitió separarse de Siete Villas y teneralcalde propio

Ana Cobo
ANA COBOSantoña

Noja viajó este sábado en el tiempo para revivir un momento clave de su historia local. Cuando, tras muchas reivindicaciones, consiguió independizarse de la Junta de Siete Villas y tener su propio alcalde. El 9 de marzo de 1644, el rey Felipe IV le concedió el llamado 'Privilegio de Vara' y el título de Villa. Una buena nueva que, por quinto año consecutivo, vecinos y visitantes recrearon y festejaron con aires de antaño.

Poco después de las doce y media, la comitiva real salió del Palacio de Albaicín dirigiendo sus pasos, al ritmo de tambores y gaitas, a la plaza del pueblo. El desfile, formado por figurantes y muchos nojeños ataviados con trajes de época, lo cerraban el rey Felipe IV 'El Grande' y su esposa Isabel de Borbón, a quienes protegían del sol con una gran tela roja.

En la plaza, les aguardaba numeroso público deseoso de saber en qué consistía exactamente eso del 'Privilegio de Vara'. Los monarcas, recibidos con aplausos, se sentaron en lo alto de la escalinata donde tomó la palabra el escribano del concejo y villa de Argoños, Juan de Alvear, que anunció que «iba a suceder un gran acontecimiento, que iba a cambiar el destino de todo un pueblo».

Para que dieran su venia a favor o en contra de la categoría de Villa convocó en primer lugar al representante del gobernador de Laredo, alcalde también en aquel momento de las Siete Villas y gobernante de Noja, que entregó una misiva de su señor. Los lugareños le abuchearon al conocer su firme oposición a la declaración y les advirtió que «de ser así, seréis multados con 500 ducados».

Los siguientes llamados fueron los representantes de las banderías de Helgueras, Ris, Fonegra y Cabanzo – interpretados por vecinos – que presentaron sus encomiendas de manera unánime a favor de la constitución como Villa y de «regirnos por nosotros mismos sin el mandato de corregidores y alcaldes mayores que no pertenecen al pueblo de Noja», despertando los aplausos de la multitud.

Tras escuchar las posiciones y las demandas, se procedió a la concesión del 'Privilegio de Vara' en merced del cual los vecinos podrán elegir a su regidor así como el título de Villa. El primer alcalde de Noja fue Domingo García de Cilla que, recibió en nombre del rey, la vara jurando «impartir justicia». Para festejar el gran acontecimiento dos bailarinas del reino realizaron una danza medieval.