La nueva Plaza de la Villa de Santoña ya deja entrever su nueva fisonomía

La futura Plaza de la Villa ya va tomando forma con la ejecución de la mitad de los trabajos previstos /Sane
La futura Plaza de la Villa ya va tomando forma con la ejecución de la mitad de los trabajos previstos / Sane

Las obras de urbanización y peatonalización alcanzan su ecuador a un ritmo más rápido de lo previsto, por lo que concluirán a finales de septiembre

Ana Cobo
ANA COBOSantoña

La nueva Plaza de la Villa de Santoña va tomando forma. Las obras de urbanización alcanzan ya su ecuador y comienza a vislumbrarse la fisonomía que adquirirá este enclave tras la renovación radical. Los trabajos no solo marchan por buen camino, sino que lo hacen más rápido de los plazos inicialmente previstos.

El proyecto, que arrancó a finales de mayo, cuenta con un periodo de ejecución de cinco meses y todo a punta a que, si no surge ningún contratiempo, para los últimos días de septiembre pueda estar concluido. Así se lo ha transmitido el director de la obra al alcalde, Sergio Abascal, que asegura que en las próximas semanas, con las labores de pavimentación y posterior dotación de mobiliario urbano, los vecinos podrán ir haciéndose una idea del resultado final.

En estos primeros meses, los operarios de la empresa Rucecan, adjudicataria de la actuación, se han centrado en llevar a cabo tareas de renovación de canalizaciones interiores así como la sustitución de la red de abastecimiento y saneamiento de la Plaza de la Villa y parte de la calle Rentería Reyes.

La fuente ya está colocada y en breve se pondrán las baldosas de la pavimentación

Además, han procedido a abrir los pozos soterrados en las calles Duque y Rentería Reyes con Pérez Galdós, donde irán los contenedores, y han delimitado parte del vial por el que circularán, en sentido único, los vehículos para atravesar la plaza, así como los espacios que se destinarán dentro de la misma a zonas verdes.

Este proyecto de urbanización integral y peatonalización supone una inversión de 420.000 euros. La actuación es financiada al 70% por la Consejería de Obras Públicas del Gobierno de Cantabria, mientras que el 30% restante corre a cargo de las arcas municipales.

El objetivo es dinamizar esta plaza dando preferencia el peatón para que se convierta en un lugar de encuentro. Y es que hace tiempo que este céntrico espacio perdió protagonismo y relevancia para reducirse a un mero lugar de paso utilizado, principalmente, para aparcar los coches.

«A partir de hora es cuando se va ir viendo el avance de la obra que hasta el momento podía dar la impresión de que iba lenta. Se va a hormigonar toda la plaza y en unos días veremos cómo colocan la baldosa de la pavimentación», detalla el alcalde a la vez que destaca que se eliminarán todas las barreras arquitectónicas de este espacio.

La que ya está instalada es la fuente ornamental que se ubica justo delante del antiguo bar 'La Parada'. Hasta ahora el municipio no contaba con este tipo de elemento decorativo que antaño sí que hubo en San Antonio. «Se ha construido en la misma plaza, no es una estructura que se haya traído montada. La ha realizado una empresa subcontratista experta en la ejecución de fuentes públicas».

Antigua farola

El regidor también alude a que, a diferencia de lo que estaba contemplado en el diseño inicial, «hemos decidido mantener la antigua farola que existe en el centro de la plaza. Se ha tenido que retirar y volver a colocar desplazándola un metro hacia el lateral porque se encontraba justo en medio del vial para los coches. Ahora mismo ya está instalada en la posición final con ayuda de zapatas». Lo que sí tienen que hacer es cambiar los cabezales de la farola, no solo porque el central está roto, sino porque hay que adaptarlos a tecnología led. En toda la plaza - también en la calle Rentería Reyes hasta llegar Abastos - se colocarán nuevas farolas y luminarias de eficiencia energética. Servirán para dar luz a las zonas verdes y de descanso que se dotarán con bancos para que los vecinos disfruten de sus ratos de ocio y esparcimiento en esta plaza, al igual que lo hacen actualmente en las plazas de San Antonio, Concordia y Abastos.

El último tramo en el que se trabajará, explica el regidor, es el que conecta la Plaza de la Villa con la travesía del Aro, ya que es una zona de entrada de vehículos a garajes y su peatonalización se dejará para el final para generar los menores inconvenientes.

A nadie se le escapa que la peatonalización de esta plaza supone decir adiós a cerca de 30 estacionamientos. Desde el Ayuntamiento son conscientes de esta pérdida de aparcamientos que quieren compensar con la futura construcción de un parking en altura en la cantera del Carmen y habilitando un estacionamiento con cien plazas en la parcela de La Carrilla, una vez quede libre tras eliminar toda la maleza y derribar las estructuras en ruina.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos