La Plaza de la Villa de Santoña, lista para su nueva vida

Tras la remodelación, se ha convertido en un lugar apto para el ocio y el descanso con zonas verdes y bancos./Ana Cobo
Tras la remodelación, se ha convertido en un lugar apto para el ocio y el descanso con zonas verdes y bancos. / Ana Cobo

Las obras de urbanización han tocado prácticamente a su fin dando paso a un lugar pensado para el peatón y para sus ratos de ocio y descanso

Ana Cobo
ANA COBOSantoña

La Plaza de la Villa de Santoña ya está lista para su nueva vida. Tras seis meses de obras, el proyecto de urbanización y peatonalización de este espacio ha tocado prácticamente a su fin y ya solo queda que se retire el vallado que delimita la zona para que pueda ser pisada y disfrutada por los vecinos.

La nueva imagen de la plaza la convierte en un lugar apto para el ocio y el descanso. Para ello, se han colocado varias zonas verdes con bancos, papeleras y fuentes (una ornamental y otra para beber) de cara a hacer más confortable la estancia si uno decide pasar un rato en este enclave. Hacer realidad esta radical transformación ha supuesto una inversión de 420.000 euros, de los cuales el 70% es aportado por la Consejería de Obras Públicas del Gobierno de Cantabria, mientras que el 30% restante es asumido por las arcas municipales.

El equipo de Gobierno tuvo claro desde el principio que la Plaza de la Villa sería su proyecto principal cuando concurrió a la subvención del Plan de Obras del Ejecutivo regional. Y es que este lugar no solo presentaba una imagen deteriorada, sino que, desde hacía ya años, se había convertido en un mero espacio de tránsito y aparcamiento de vehículos. Es decir, no hacía honor a su nombre.

El proyecto ha costado 420.000 euros, de los cuales el 70% aporta el Gobierno regional y el resto el Ayuntamiento

Con esta remodelación, el Ayuntamiento quiere recuperar, en parte, la esencia de sus orígenes. Y es que la Plaza de la Villa gozó de una intensa actividad a finales siglo XIX y principios del XX. No en vano, fue el escenario del mercado semanal de frutas y hortalizas al ser la única plaza que, por entonces, tenía Santoña. Además, alrededor de este enclave ha girado la vida política municipal ya que la sede del Ayuntamiento estuvo en el edificio que hasta hace cuatro años albergó también los juzgados y que hoy en día está sin uso. Y, muchos vecinos, recordarán que para tomar el autobús que viajaba hasta la capital de Cantabria había que acudir a esta plaza. El viejo cartel del mesón 'La Parada', que aún existe, así lo atestigua.

Se buscan objetos y fotos de la plaza para una cápsula del tiempo

La nueva Plaza de la Villa albergará una cápsula del tiempo – un recipiente metálico y hermético – con mensajes, imágenes y objetos, que se ubicará bajo una losa situada junto a la farola central con la idea de guardar y preservar recuerdos que serán descubiertos por futuras generaciones. Por ello, el Ayuntamiento pide a los vecinos que colaboren en esta iniciativa con fotos y recuerdos que podrán ser entregados en la Oficina de Turismo. Serán bienvenidos tanto mensajes como imágenes hasta cualquier tipo de pequeños objetos que 'hablen' de esta emblemático lugar. Estos enseres perdurarán en una cápsula sellada para que próximas generaciones, cuando la descubran y la abran, puedan conocer cómo fue la historia y evolución de esta plaza, los comercios que hubo o los eventos celebrados en este lugar. Y es que esta plaza antaño gozó de una intensa actividad. En ella se celebraba el mercado semanal y acogió el Ayuntamiento – desde el que saludaron importantes autoridades – después el juzgado y también los festejos de Santiago.

Volver a esta postal urbana será complicado ya que la Plaza de la Villa no ocupa un lugar preferente en los ratos de ocio de los santoñeses, pero es posible que en los próximos años los vecinos vuelvan a hacer uso de este espacio al igual que lo hacen diariamente de las plazas de San Antonio, la Concordia y Abastos. Lo agradecerán sobre todo los comercios y bares ubicados en la zona, que, tras sufrir, medio año de obras con todo 'patas arriba' confían en que este proyecto traiga la dinamización del lugar. No obstante, hay vecinos que no ocultan el temor de que la plaza se convierta en el lugar de fiesta y botellón de los jóvenes las noches de los sábado al haber un disco-bar en las inmediaciones. E, igualmente, esperan que se respete la fuente ornamental colocada en el centro.

Con ella, el municipio recupera esta estructura que no existía desde que desapareció la fuente decorativa de la plaza de San Antonio. Hasta ahora, los chorros sólo los han podido ver en pleno funcionamiento los peatones que pasaban por ahí justo cuando la empresa ha llevado a cabo varias pruebas. Dicen, que en marcha, está «muy bonita» y tendrá luz interna. El tema de la iluminación es otro aspecto que se ha renovado en la plaza. Se ha dotado de nueva luminarias de tecnología led con un estilo moderno. Lo cierto es que, en cuanto anochece, la zona presenta una gran iluminación y «casi parece de día». El Consistorio, por petición de muchos vecinos del barrio, decidió finalmente mantener la emblemática farola situada en el centro de la plaza. La misma se ha dotado de puntos de luz led, se ha acondicionado de arriba abajo y se ha desplazado varios metros hacía un lado para dejar libre el carril para vehículos.

Y es que, aunque se ha peatonalizado el espacio, se dejado un vial para que pueden circular los coches, eso sí, en sentido único. Podrán entrar por la calle El Duque y atravesar toda la plaza a una velocidad reducida para seguir por la calle Rentería Reyes, cuyo primer tramo también ha sido objeto de remodelación. Igualmente, podrán acceder aquellos que tienen sus garajes en el entorno.

Numerosos bolardos

Para garantizar la seguridad del peatón se ha delimitado con bolardos los tramos por los que pueden pasar los vehículos. Son tantos que ya hay alguno que bromea con que «se le va a cambiar el nombre y en vez de la Plaza la Villa será la 'plaza de los bolardos'». La travesía del Aro también se ha peatonalizado pudiendo pasar los coches en una única dirección también entre más bolardos. Algunos conductores ya han hecho público su malestar porque su colocación les impide poder girar para entrar a los garajes que hay en esta calle.

Aunque no queda a la vista, los primeros trabajos que se llevaron a cabo se centraron en las canalizaciones interiores así como en la sustitución de la red de abastecimiento y saneamiento. También bajo el suelo se han instalado los contenedores soterrados de la calle Duque, cuya mecánica ya está lista para funcionar. Aunque no estaba previsto inicialmente, volverá a la vida el reloj del antiguo juzgado que está siendo reparado para que sus manecillas anuncien las horas. Y, esta semana, se ha visto a operarios municipales pintando las puertas y ventanas de madera del edificio particular situado junto al viejo juzgado y se ha colocado la señalización vertical. Todo para quede lo más bonito posible de cara a la próxima inauguración por parte de las autoridades .

Y aunque aún no están en su sitio final, hay dos maceteros esperando a su colocación. Si bien, no son tan grandes como los de Abastos ni tan coloridos, uno es blanco y otro negro, contribuirán a dar una imagen moderna.

En gustos no hay nada escrito, y esta nueva plaza agrada a unos mientras que otros vecinos critican que ha perdido su lado histórico. Lo que sí ha provocado malestar es que este proyecto se ha llevado por delante 30 plazas de aparcamiento en un lugar céntrico. El Consistorio tiene ahora por delante los 'deberes' de crear estacionamientos tal y como ha hecho en la parcela del Aro donde derribó un edificio en ruina y cuyo solar resultante ha sido asfaltado recientemente aprovechando esta actuación.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos