Los reclusos de El Dueso participan en la restauración dunar de Helgueras

Playa de Helgueras/Coral Malanda
Playa de Helgueras / Coral Malanda

La iniciativa está programada por la Consejería de Medio Rural, Pesca y Alimentación dentro del programa Naturaleza y Cárcel (Nacar) y el proyecto Life+Arcos

Pilar González Ruiz
PILAR GONZÁLEZ RUIZSantander

Los internos de El Dueso han participado en una actividad diferente, comprometida con el medio ambiente. Se trasladaron este miércoles a la playa de Helgueras para participar en las labores de restauración de las dunas.

Unos trabajos que incluyen retirar las especies invasoras y sustuirlas por esquejes de plantas que en lugar de ser una amenaza, ayuden a proteger el cambiante arenal. En las dunas del Cantábrico hay multitud de especies distintas. La 'algodonosa', de hoja pelosa para defenderse de la abrasión de la arena, o la 'pegamoscas', típica de la playa La Arena, Vizcaya, que segrega un líquido para retener la tierra. La semilla de la 'azucena marina' flota en el agua, sólo se encuentra en la playa de Los Tranquilos, Somo. En este vivero de Loredo se han recuperado multitud de semillas autóctonas. Para que las plantaciones se lleven a cabo con éxito, se tienen que replantar las especies autóctonas específicas de cada sistema dunar, que forman un ecosistema rico en biodiversidad y que están amenazados por la elevada explotación de sus recursos naturales.

La iniciativa, programada por la Consejería de Medio Rural, Pesca y Alimentación dentro del programa Naturaleza y Cárcel (Nacar) y el proyecto Life+Arcos, ha contado con la colaboración de la Concejalía de Medio Ambiente Noja.

Semillas en Loredo

Situado a pie de la playa de Latas, esta instalación de 1,5 hectáreas es un vivero pionero en recuperación y plantación de especies dunares autóctonas (3.000 tipos) que se envían a diferentes puntos del país, allí donde las playas están perdiendo arena considerablemente.

El vivero de Loredo forma parte del proyecto Arcos Life centrado en la ejecución de una serie de medidas encaminadas a mejorar el estado de conservación de los ecosistemas dunares de la costa cantábrica, mediante la restauración de diez de estos ecosistemas en otros tantos espacios de la Red Natura 2000 repartidos entre Asturias, Cantabria y País Vasco.

El proyecto constata que los principales agentes agresores de las dunas son las especies exóticas invasoras y la presión humana, el pisoteo de la vegetación natural. Por eso, en algunos arenales la primera acción es cerrar el paso.

La jornada de limpieza ambiental comenzó en la playa de Berria, en Santoña, donde se hizo una breve introducción de la actividad y de la importancia de los sistemas dunares. Desde ese punto, los voluntarios emprendieron la marcha hacia Noja pasando por el monte de El Brusco, desde el que accedieron a la playa de Helgueras para comenzar los trabajos de limpieza.

El alcalde de Noja, Miguel Ángel Ruiz, ha indicado que el Ayuntamiento recuperará 18 áreas degradadas del municipio gracias al proyecto 'Estrategia de Recuperación de Áreas Degradadas, ERAD2020'.

 

Fotos

Vídeos