Santoña en 1699

Monte de Santoña con el Canto de Laredo en primer término. :: /Rehisán
Monte de Santoña con el Canto de Laredo en primer término. :: / Rehisán

«En este año, la villa se componía de 170 vecinos dedicados a la defensa del puerto y a la pesca en su mayor parte»

JOSÉ LUIS GUTIÉRREZ BICARREGUISantoña

Entre los escritos de antaño que describen Santoña, en varios aspectos, se encuentra un manuscrito en la Biblioteca Nacional, de 1699, señalado con el nº 219 Tomo II, del que entresacamos algunos párrafos, a los que hemos añadimos unas aclaraciones que creemos oportunas.

«En este año, la villa de Santoña se componía de ciento setenta vecinos, dedicados a la defensa del puerto y a la pesca en su mayor parte». Los vecinos eran las familias representadas por el cabeza de ellas, por tanto el número de habitantes era mayor, que el de vecinos. En lo referente a la pesca, no hay que entenderlo como en la actualidad. Santoña fue un pueblo de navegantes, pero no de pescadores (la Cofradía de Pescadores se creó en 1872, aunque ya había pescadores). En las respuestas que se dan al catastro del Marqués de la Ensenada, llevado a cabo, más de medio siglo después, concretamente en 1753, los santoñeses vivían así: el mayor porcentaje, el 43,10% de la marinería; el 25,28%, del comercio y la artesanía; el 12,64% como oficiales, artilleros militares y otros empleados; 10,34% como artesanos y agricultores, y un 8,62% sólo como agricultores. Nos dice también que 81 hombres se dedicaban a la marinería, en todos sus grados de 174 en total. Repetimos que la marinería no eran los pescadores.

«Su puerto es amplio y dilatado y su ría sube tierra adentro dos leguas y media hasta Marrón, donde recibe las aguas del río de este nombre, que es caudaloso y produce salmones». La ría de Santoña no recibe las aguas del río Marrón. Se refería posiblemente a la ría de Marrón, porque es costumbre en mapas poner el nombre del lugar por donde pasa el río, en este caso el Asón. Como ejemplos tenemos: ría de Treto, ría de Limpias, ría de Ampuero... Eran rías porque se mezcla el agua dulce y salada, como sucede en la ría de Santoña.

«El Monte de Santoña, pico Lucero o Buciero, es ameno, vistoso y siempre verde; está poblado de encinas, laureles y madroños en sus partes altas; de viñas en sus laderas bajas que miran al Sur y de naranjos, limones y otros árboles frutales en las huertas que abundan en el barrio de El Dueso y circundando muchas de las casas del pueblo». Lo de pico Lucero, se empleó en algunas publicaciones, pero hace tiempo que está en desuso. En cuanto a las producciones agrícolas, hay que tener en cuenta que Santoña carecía de terrenos de cultivos en comparación con las localidades próximas. Por ello la agricultura, seguía siendo de subsistencia, salvo los frutos destinados a la exportación, agrios principalmente. El sector agropecuario era poco importante en general, y con el paso del tiempo cada vez más, hasta llegar a desaparecer.

«La cima del monte es un peñasco bastante escarpado del que se desgaja la Peña del Fraile que está al SE, y en esta zona es donde se encuentran las principales baterías mirando hacia Laredo. Defendiendo la entrada de la Bahía y Puerto de Santoña, están los castillos de San Martín y la Torrecilla». Cuando se habla de San Martín y de San Carlos, no hay que pensar en lo que hoy conocemos, que se construyeron en la segunda mitad del siglo XIX. Antes, San Martín y la Torrecilla eran reductos, fortificaciones sencillas, que en ocasiones se mejoraban, pero tenían periodos de abandono. En la Torrecilla, por ejemplo, se hizo una plataforma antes que el fuerte. Todo cambia con el tiempo.