Los santoñeses se entregan a la Virgen de Puerto

Los pregoneros, el Club Balonmano Santoña, dieron ayer el pistoletazo de salida a las fiestas patronales de la Virgen de Puerto./A. C.
Los pregoneros, el Club Balonmano Santoña, dieron ayer el pistoletazo de salida a las fiestas patronales de la Virgen de Puerto. / A. C.

El pregón del Club Balonmano Santoña inauguró ayer los fiestas patronalesque durarán diez días

Ana Cobo
ANA COBOSantoña

Cuando en la plaza de San Antonio se escuchó la canción de ¡Campeones¡, ¡Campeones! a través de los instrumentos de la charanga Los Ronceros, el Club Balonmano Santoña salió a escena. Enfrente, miles de vecinos esperándoles. Para arroparles en el pregón que dio el pistoletazo de salida a las fiestas patronales de la Virgen de Puerto. Y para celebrar, una vez más con ellos, su ascenso a la categoría de plata de este deporte. Un hito local.

Ver más

Los integrantes de este club encendieron anoche la mecha del jolgorio y la algarabía. A las tablas subieron todos los jugadores de la plantilla actual, con camisa blanca, y los veteranos, con otra de rojo, que integraron sus filas en épocas pasadas. Con ellos empezó el balonmano en Santoña. Y para ellos fue el aplauso más fuerte. Tras la proyección de un vídeo sobre el ascenso, el exjugador y segundo entrenador, Bruno Peña, y el presidente del club, Juan Carlos Antolín, tomaron la palabra para confesar que ser pregoneros es un honor que «siempre llevaremos grabado en nuestro corazones». Quisieron compartir este acto con todo el pueblo porque, como dijo el jugador Carlos Fonfría, «sin vuestra ayuda jamás lo hubiéramos conseguido. Gracias por el apoyo que nos distéis y por ser la mejor afición del mundo». Y es que el lema de este club es 'Juntos somos más'. Y ayer se escuchó más fuerte que nunca.

Los pregoneros homenajearon a su «guía y madre», la Virgen de Puerto, que «nunca nos ha soltado de la mano, ni ha dejado que nos rindiéramos hasta alcanzar la meta». Los niños de la escuela municipal le hicieron una ofrenda floral a la imagen.

Tras sus palabras y los vivas a la patrona, se entonó el himno de la villa. En ese momento, Jesús Cuesta Pereda, Toli Hijo, se subió a una escalera para colocar a la gran imagen que ha confeccionado en recuerdo de su padre y que ayer presidió la plaza el pañuelo marinero. Después, se lo anudaron al cuello todos los santoñeses mientras se soltaban multitud de globos blancos y rojos. Por delante, diez jornadas festivas. Hoy, toca celebrar el Día del Marinero con la procesión de la virgen por la bahía.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos