Santoña derriba otro edificio en ruina en la calle La Verde

Los trabajos de demolición del viejo edificio se ejecutaron el pasado viernes. :/Ana Cobo
Los trabajos de demolición del viejo edificio se ejecutaron el pasado viernes. : / Ana Cobo

Se trata de la cuarta actuación en materia de demoliciones que promueve Moisés Cué

Ana Cobo
ANA COBOSantoña

La Concejalía de Patrimonio y Urbanismo del Ayuntamiento de Santoña inició el pasado día 24 de forma subsidiaria los trabajos de demolición del edificio en ruina ubicado entre la calle La Verde y el callejón de 'La Carrilla'. Se trata de la cuarta actuación en materia de derribos que promueve el edil, Moisés Cué, en la presente legislatura tras haber echado abajo con la ayuda de la pala otros inmuebles en avanzado estado deterioro situados en la calle Desengaño con Rentería Reyes (el conocido como edificio Zabala), en la calle Aro y en Alfonso XII.

El de la Verde con La Carrilla se ejecuta tras cerca de dos años de gestiones con los propietarios del edificio. Y es que Cué destaca el «enorme y arduo trabajo» que hay detrás de estas obras de demolición que son el fruto de continuas conversaciones con los dueños a los que, en un primer momento, se les insta a acometer la demolición por su cuenta, de forma voluntaria. Sin embargo, no siempre es posible ya que, a menudo, estas estructuras tienen numerosos propietarios que no se ponen de acuerdo. Es el caso de este inmueble, con una treintena de herederos que han optado porque el Ayuntamiento ejecute de forma subsidiaria el desmantelamiento del bloque. Eso sí, tras los trabajos tendrán que sufragar el coste íntegro de la factura. «Más de la mitad de ellos ya han pagado lo que les corresponde por la obra», señaló Cué.

Los trabajos arrancaron a primera hora de la mañana del día 24 y se cerró la calle al tránsito de vehículos, garantizándose eso sí el acceso a los garajes que existen en esta zona. Cué ha mostrado su satisfacción con esta nueva demolición que era «muy necesaria» ya que el edificio estaba en ruina y en evidente riesgo de colapso suponiendo un peligro para la seguridad de los viandantes y los conductores.

Cuando concluyan los trabajos, la parcela resultante se utilizará como aparcamiento

Una situación que se remonta a hace muchos años - de hecho estaba protegido por vallas - y ha sido la actual concejalía de Urbanismo la que ha tomado cartas en el asunto para «poner fin a este riesgo y resolviendo un problema que llevaba enquistado mucho tiempo» De hecho, durante la tramitación de todo el expediente, los servicios técnicos municipales del Consistorio de Santoña elaboraron un último informe en el que aconsejaban la demolición del inmueble de manera inmediata dado su deficiente estado. Y como los dueños no han presentado proyecto de demolición, el Consistorio ha llevado a cabo todas las gestiones necesarias procediendo recientemente a la adjudicación de la obra.

Cuando concluya la actuación, la parcela resultante podrá ser utilizada como aparcamiento que «vendrá muy bien» ya que es una zona con muchos vecinos. Un uso que se mantendrá hasta que los propietarios quieran edificar de nuevo.

El concejal de Urbanismo también está en contacto con los propietarios de la zona conocida como 'La Carrilla', la parcela verde que está justo detrás y que se encuentra absolutamente tomada por la maleza, siendo foco de suciedad y atracción para los roedores. «Uno de los dueños ya ha eliminado toda la vegetación y estoy pendiente de que el resto, otros cinco propietarios, hagan lo mismo y tiren también las estructuras que apenas tienen las paredes en pie. Sigo en contacto para que lo lleven a cabo. Es un trabajo que no se ve y supone mucho tiempo porque es gente que está fuera y hay que llamarles e insistir».

Desde que asumiera su cargo como edil de Urbanismo, Cué puso en el punto de mira de su Concejalía los viejos edificios que existen en el municipio y que por su lamentable estado están declarados en ruina. La crisis que golpeó al sector de la construcción dejó a estos inmuebles en el limbo a la espera de que lleguen mejores épocas para dar una salida al terreno que ocupan. Lo que ocurre es que el tiempo, implacable, hace mella en estas estructuras en continua amenaza de venirse abajo y creando una sensación de inseguridad. A ello se suma el impacto visual negativo que generan. Por ello, el edil ha promovido el derribo de estos cuatro edificios, los que se encontraban en una situación más urgente.

 

Fotos

Vídeos