Este contenido es exclusivo para suscriptores

Accede 1 mes gratis a todo el contenido y disfruta de la mejor experiencia publicitaria

logo-correo-on2.svg
Acceso ilimitadoNuevas secciones y más contenidosNueva app solo para suscriptoresCartas de autor en tu emailOfertas y eventos exclusivos

El alcalde de Ribamontán al Monte desvía la atención hacia la interventora

Joaquín Arco, a la entrada de la sede judicial de Santoña./Antonio 'Sane'
Joaquín Arco, a la entrada de la sede judicial de Santoña. / Antonio 'Sane'

Joaquín Arco (PRC) declara a la juez que la funcionaria empezó a poner reparos a sus decisiones cuando el Ayuntamiento dejó de contratar al informático que tenía una relación sentimental con ella

CONSUELO DE LA PEÑA SANTANDER.

No hay mejor defensa que un buen ataque dice un viejo aforismo que ha seguido al pie de letra el alcalde de Ribamontán al Monte, Joaquín Arco. El regionalista, que ayer declaró como imputado ante el Juzgado de Instrucción número 2 de Santoña por un supuesto delito de prevaricación por saltarse a la torera los reparos y advertencias de ilegalidad de la interventora municipal, aseguró que actuó siempre «velando por los intereses económicos del Ayuntamiento y sus vecinos» y acusó a la funcionaria de estar movida por la animadversión hacia su persona. «Actuó así porque tenía una relación sentimental con el informático que prestó servicios durante ocho años en el Ayuntamiento y le habíamos echado», testimonió.

 

Fotos