Un arroyo subterráneo provoca fuertes inundaciones en un barrio de Villaescusa

El agua crea un 'pantano' junto a las viviendas /H.R.
El agua crea un 'pantano' junto a las viviendas / H.R.

Los vecinos de Navalín reclaman soluciones para evitar que sus viviendas se aneguen cada vez que las nubes descargan sobre esta zona

Héctor Ruiz
HÉCTOR RUIZ

Cada vez que las nubes descargan una tormenta fuera de lo habitual, el jardín de Rubén Diez se convierte en un pantano lo que provoca que en muchas ocasiones el agua termine por entrar en su casa. Aunque su parcela es la más afectada, no es la única del barrio de Navalín de Obregón (Villaescusa) que sufre este problema. Junto a Rubén otras viviendas se ven afectadas por las ocasionales avenidas que tienen su origen en un arroyo próximo a la zona residencial. Hace unos días, el alcalde de Villaescusa, Constantino Fernández, acompañado de un ingeniero y del responsable de Confederación Hidrográfica han visitado la zona para valorar las posibles soluciones, que ya adelantan que «son complejas».

El origen de estas inundaciones está en un arroyo natural próximo. El cauce de este arroyo tiene una parte subterránea que transcurre por debajo de la carretera autonómica 142, que en algunas ocasiones también sufre los efectos de las inundaciones. «En condiciones normales baja escaso caudal pero el problema llega con las tormentas», explica Fernando Diego, otro de los afectados, que insiste en que «con las grandes avenidas la cueva subterránea no tiene la suficiente capacidad y se acaba formando un 'pantano'». La mayor parte de la masa de agua va a parar al jardín de Diez donde se forma un enorme charco de «700 metros y más de un metro de profundidad». El alcalde de Villaescusa reconoce estar al tanto de la situación y afirma que el tema es «complejo» porque no sólo afecta al Consistorio, sino también a la Confederación Hidrográfica y al Gobierno regional, puesto que los problemas se crecieron partir de la ampliación de la carretera autonómica.

 

Fotos

Vídeos