Una biblioteca inspirada en el mar para fomentar «sinergias positivas»

Alumnos de carpintería del IES Ricardo Bernardo junto al profesor Javier Botanz./DM
Alumnos de carpintería del IES Ricardo Bernardo junto al profesor Javier Botanz. / DM

En el proyecto han colaborado el instituto de Medio Cudeyo junto a una carpintería de Ribamontán al Monte

Héctor Ruiz
HÉCTOR RUIZ

El Centro de Profesores de Cantabria (CEP) situado en la Albericia de Santander cuenta este curso con una nueva estantería en su biblioteca. Lo que hace única a la estructura no es la forma que tiene -que simula a las olas del cántábrico-, y tampoco el novedoso material con el que se ha realizado. Lo que sobre todo hace único a este mueble es la firma, puesto que es un proyecto en el que han participado alumnos y profesores del Grado Medio y Superior del Instituto Ricardo Bernardo (Medio Cudeyo) en colaboración con una empresa de Ribamontán al Monte.

Fue el director del Centro de Profesores de Santander, José Manuel Ruiz, el que se puso en contacto con el Ricardo Bernardo para encargar la construcción de una estantería. El momento en el que el reto llegó a las aulas era complicado porque los alumnos estaban volcados en la ejecución de proyectos personales y en los trabajos que debían presentar para el fin de ciclo. Sin embargo, el profesor Javier Botanz no quiso desaprovechar la oportunidad y se propuso encajar las piezas del puzle. «Me gusta intentar compaginar todo para crear sinergias positivas en las que se implique gente dispuesta y que saque beneficio con su participación», comenta.

El siguiente paso para el profesor fue ofrecerle formar parte del proyecto a Luis Ortiz, responsable de la empresa Orta -situada en Anero y especializada en la construcción de ventanas-. En dicha carpintería iba a realizar sus prácticas, con una duración de tres meses, el estudiante de Grado Superior Antonio Madrazo, que explica que esta experiencia profesional le «ha servido para tomar contacto con el mundo real».

El proyecto es un encargo para el Centro de Profesores de Cantabria ubicado en Santander

A Madrazo se le encargó la misión de elaboraría la estantería desarrollando en la empresa la idea inicial de Botanz. En concreto, el profesor dio entidad propia al proyecto al seleccionar como material pricnipal para su contrucción el Contralaminado técnico (CLT), que habitualmente es utilizado para edificaciones. «Es una revolución tanto en la madera como en la contrucción», detalla el profesor.

De esta forma, los distintos agentes han colaborado en lanzar y desarrollar un producto realizado con CLT, que no está concebido para interiores, y así «darle prestigio como mueble», comenta Botanz. Con lo que, en lo que se refiere a «crear sinergias», el Instituto podría responder a la demanda del Centro de Profesores, el alumno encargado añadiría una experiencia a su carrera y el producto se queda en la empresa de Anero para posibles futuros encargos.

Fabricación

Dado que la estantería tienen forma de olas, se ha llamado al diseño ejecutado 'Bibliowave'. La idea inicial de crear un mueble basado en el mar y la elección del material de fabricación fue de Javier Botanz. A partir de ahí, tomó el relevo el alumno de ciclo superior, Antonio Madrazo. Él se encargó del desarrollo del producto, creación de los planos y fabricación en la empresa Orta en la que ha realizado sus prácticas. Madrazo está «agradecido» de que se le encomendara este encargo. Algo que, para él, es un «privilegio». Sobre todo debido a que «el grado superior de madera tiene una importante parte práctica pero, el crear un producto para un cliente, teniendo que cumplir sus expectativas, es algo totalmente diferente».

Además de Madrazo, por último, en la iniciativa han intervendido los alumnos del segundo curso de Grado Medio del IES Ricardo Bernardo, que han sido los encargados de trasladarse a la biblioteca del CEP en Santander para el montaje final de la estructura. La estantería, realizada con contralaminado técnico, está formada por tres módulos de seis metros de largo por tres metros de altura.

Además, desde el Instituto destacan lo interesante que es el el lugar en el que va a quedar expuesto el mueble construido, puesto que «a esa biblioteca acuden muchos profesores de la región a hacer cursos para formarse», explica Botanz destacando que «es una buena sala para que se luzca nuestro trabajo». En este punto también está de acuerdo Maadrazo, que confiesa que «es un orgullo poder dejar mi sello creativo en un espacio público».

El proyecto de la estantería recién realizado para el CEP, se une a otras iniciativas que se han puesto en marcha desde el instituto en años anteriores, como una biblioteca diseñada por niños para la Aldea del Talento, creación de bicicletas de madera y una casa fabricada a partir de materiales reciclados para el colegio de Ajo.

 

Fotos

Vídeos