La frontera natural del Miera avanza hasta las Tetas de Liérganes

El proyecto LIFE busca elevar la calidad paisajística de la zona./Héctor Ruiz
El proyecto LIFE busca elevar la calidad paisajística de la zona. / Héctor Ruiz

Una extensión de 1,5 kilómetros dentro del municipio se destinará a la conservación de la biodiversidad

HÉCTOR RUIZLiérganes

La Fundación Naturaleza y Hombre, a través de su proyecto Life Conservación de la Biodiversidad en el Río Miera', vinculado a la Comisión Europea, ha adquirido terrenos en el municipio de Liérganes en busca de conservar la singularidad natural y cultural del paisaje. Tal y como se ha anunciado esta semana a través de un comunicado, la organización se ha hecho con un total de 1,5 kilómetros cuadrados de la ribera fluvial, localizados en la Zona de Especial Conservación Río Miera. Concretamente, se ubican en una de las laderas de las conocidas Tetas de Liérganes, en el paraje de Cornueva ubicado en el pueblo de Rubalcaba.

Con esta iniciativa, FNyH dispone en el proyecto Life de un territorio total de 11 hectáreas. Dicho espacio es destinado por entero a la conservación de la naturaleza y contribuye a la preservación de la biodiversidad. Tarea que viene realizando con el proyecto Life desde su comienzo para avanzar en la mejora del estado de conservación y de la superficie de los hábitats naturales dentro su ámbito concreto de actuación. El proyecto cuenta con la colaboración de la empresa pública Mare y la Consejería de Universidades e Investigación, Medio Ambiente y Política Social del Gobierno de Cantabria; además del instrumento financiero del programa Life de la Comisión Europea.

El proyecto Life cuenta ahora con un territorio total de casi 11 hectáreas

Entre las medidas y actuaciones que se han aplicado en este territorio de 11 hectáreas consta, por ejemplo, la restricción del acceso del ganado a la ribera fluvial. Asimismo, mantiene un objetivo por desarrollar una red de fincas reforestadas con planta autóctona. Algo que ya se ha comenzado a desarrollar gracias a la plantación de especies de árboles y arbustos propios del bosque mixto originario.

Con su desarrollo lograrán reconectar naturalmente el bosque de ribera fluvial con el robledal que se extiende por la ladera del Pico Levante. Además, tal y como explican, «reportará una serie de beneficios ambientales como la fijación del suelo frente a la erosión, el incremento en la complejidad de los ecosistemas y, por tanto mejorará los nichos ecológicos para diferentes especies animales y vegetales». Todo ello en busca de elevar la calidad paisajística del área.

 

Fotos

Vídeos