Comienza la construcción de la farmacéutica de Villaescusa

Las máquinas, nivelando el terreno para el proyecto de construcción de la farmacéutica./Daniel Pedriza
Las máquinas, nivelando el terreno para el proyecto de construcción de la farmacéutica. / Daniel Pedriza

El municipio recibe con los brazos abiertos un proyecto que generará empleo y un ingreso extra a las arcas de más de 300.000 euros entre licencias e impuestos

ELENA TRESGALLO VILLAESCUSA.

Las máquinas ya han entrado en la finca de 62.000 metros cuadrados de La Solía, en La Concha de Villaescusa, donde Industrial Farmacéutica Cántabra (IFC) va a construir dos edificios destinados a la investigación y a la producción de distintos productos cosméticos. Hace apenas 15 días que el Ayuntamiento concedió la licencia de obra al proyecto, que generará más de un centenar de empleos, además de pingües beneficios para las arcas locales.

Las reacciones no se han hecho esperar, y tanto el equipo de Gobierno (PRC) como el Partido Popular en el municipio se mostraban ayer «encantados» con la materialización física del proyecto. En un tono más moderado se expresaba el PSOE, quien ratificaba su «apoyo a la instalación», pero no a la ubicación elegida en La Solía. Por ello, votó en contra y alegó en contra de la ubicación de la planta. También lo hizo Arca en última instancia, pero se desestimó.

En números redondos, el alcalde de Villaescusa, Constantino Fernández (PRC), explicaba ayer a éste periódico por qué su partido siempre apostó por el proyecto. En este sentido, relató que por la licencia de obra el Ayuntamiento ha ingresado ya en las arcas 140.000 euros, además los ingresos anuales de IBI e IAE de una industria «no contaminante» como IFC serán de otros 180.000 euros. Para más razones, la principal para el munícipe son los «170 empleos directos» que afirma que generará «en cuatro años», además de los indirectos. «Para mí que ya estén aquí es altamente positivo, es como la Textil para Cabezón de la Sal o la Bosch a Treto», comparó.

Al margen de los números, también destacó la cesión de 1.500 metros de suelo urbano para el Ayuntamiento, la construcción de 124 plazas de aparcamiento o «el apoyo social» comprometido por la empresa con el tejido cultural, deportivo y vecinal del municipio. Unos beneficios que, aseguró, también notará la hostelería durante la construcción, absorbiendo la demanda de servicios de los operarios.

Un centro puntero

En el año 2015, Industrial Farmacéutica Cántabra (IFC) hacia pública por primera vez su intención de construcción de un Centro de Investigación en Villaescusa. Se trata del proyecto para la instalación de dos edificios destinados a investigación y producción de la farmacéutica en la parcela de La Solía, donde ayer se ponían en marcha las máquinas. IFC pretende el aprovechamiento de las aguas minero-medicinales que posee el término municipal para la fabricación de productos cosméticos y farmacéuticos. En concreto, se destinará parte de sus recursos a producir extracto del helecho Polypodium leucotomos, ingrediente clave en los fotoprotectores ‘Heliocare’ y la secreción y huevos de caracol con las patentes SCA e IFC-CAF, ingredientes patentados en la línea de productos cosméticos.

En las filas de la oposición ahora está Almudena Gutiérrez Edesa (PP), ella fue la primera alcaldesa del municipio que tuvo el proyecto en sus manos pocos meses antes de dejar la Alcaldía. «Desde el principio lo apoyamos, porque nos pareció muy interesante y atractivo que una empresa de ese calado internacional pensase en Villaescusa para instalar aquí un centro de investigación», valoró. Gutiérrez se mostró ayer «encantada» con que las máquinas estén allanando ya el camino, tras la tramitación burocrática de los permisos. «Desde el primer instante lo hemos apoyado porque servirá para dinamizar y relanzar el municipio», explicó, tras incidir en que su grupo nunca tuvo «nada que objetar» a la tramitación ya que, a su juicio, «siempre se ha regido por la legalidad y ha cumplido la normativa», apostilló la popular.

En la otra cara de la moneda, el portavoz del PSOE y también ex alcalde de Villaescusa, Eduardo Echevarría, se mostró más moderado en la valoración de la instalación de la farmacéutica. «Siempre hemos estado totalmente de acuerdo en su instalación, pero no en un suelo rústico de alto valor agrológico, cuando teníamos un suelo urbanizable industrial a escasos 800 metros de la captación del manantial», explicó, tras recordar que existía también la posibilidad de trasladarlo al PSIR Piélagos-Villaescusa.

IFC eligió Villaescusa por el aprovechamiento de sus manantiales termales. Una oportunidad que vio en la finca de La Solía donde espera entrar en funcionamiento a final de 2018 o inicios de 2019 . Tras más de dos años de trámites, el proyecto ha pasado todos los controles ambientales y urbanísticos con aprobado.