Joaquín Arco - Alcalde de Ribamontán al Monte

«Mi puesto como alcalde va a prevalecer sobre el de diputado»

Arco encara su segunda legislatura consecutiva como regidor, la primera con mayoría absoluta./Héctor Ruiz
Arco encara su segunda legislatura consecutiva como regidor, la primera con mayoría absoluta. / Héctor Ruiz

El regionalista, que logró la mayoría absoluta y desbancar al PP como fuerza más votada, desde septiembre será diputado en el Parlamento cántabro

Héctor Ruiz
HÉCTOR RUIZ

Por segunda vez consecutiva y, en esta ocasión, con mayoría absoluta, así afronta el regionalista Joaquín Arco los próximos cuatro años al frente de la Alcaldía de Ribamontán al Monte. Lo hace con la intención de terminar de sacar adelante proyectos como la creación de un embarcadero en Cubas, un centro de interpretación en Omoño para La Garma, el despliegue del internet de alta velocidad y vertebrar el municipio peatonalmente. Además, Arco deberá compaginar su labor como regidor con la de diputado, puesto que ocupará en septiembre tras la salida del nuevo consejero Guillermo Blanco.

–No esperaban el éxito que obtuvieron en los pasado comicios municipales...

–Creo que sorprendió tanto a propios como a extraños. Es un resultado que ha sido inédito en este municipio, e incluso estuvimos muy cerca de conseguir el décimo concejal. Ese apoyo lo que implica ahora es más trabajo porque los vecinos nos exigirán más, a su vez supone seguir trabajando en la misma línea que hemos mantenido hasta ahora puesto que parece que es la correcta. Eso sí, somos conscientes de que falta todavía mucho por hacer.

–Al cierre de la pasada legislatura reconoció que en su entrada de 2015 eran un equipo de gobierno inexperto, ¿cómo afrontan los próximos cuatro años?

–Cuando entré tenía la idea de lo que queríamos hacer, pero hasta que empiezas a dar forma a todos esos proyectos que están rebotando en la cabeza y aprendes cómo funciona la mecánica política y a quién tienes que pedir dinero o como llevar a cabo un proyecto pasa un año. Después empiezas a aterrizar, te asientas y cuando quieres darte cuenta ha pasado la legislatura... La ventaja que tenemos ahora son esos cuatro años de experiencia y que ya sabemos qué teclas tocar.

–La pasada semana se hizo oficial que ocupará el puesto de Guillermo Blanco como diputado en el Parlamento regional. ¿Cómo afronta el cargo?

–Con cierto nerviosismo dado que es una etapa nueva, pero estoy contento porque es la primera vez que Ribamontán al Monte tiene un diputado regional.

–¿Cómo repercutirá su puesto del Parlamento en el Ayuntamiento?

–Siempre de manera positiva, porque soy alcalde antes que diputado, lo que pasa que ahora tendré más cerca a los consejeros para abordar algún tema directamente con ellos. Lo que tengo que reseñar es que no implicar mi salida de la Alcaldía, lo único que cambia es que los lunes en lugar de terminar de trabajar por la mañana tendré que ir al Gobierno de Cantabria por la tarde. Pero los vecinos no van a notar ninguna diferencia.

–¿Habrá los próximos años un cambio de gestión en algún sentido?

–Sí, hay que cambiar aspectos que no han funcionado del todo bien. Uno de ellos son las luces, algo que estamos solucionando con el cambio del alumbrado de todo el municipio a sistema led;con ello no hará falta mantener un contrato de mantenimiento por 20.000 euros, será suficiente con uno por horas para solucionar problemas ocasionales. También el contrato estándar de jardinería hay que hacerlo más eficaz para que los parques estén mejor cuidados y con menos horas e igual o menor coste. A la par, queremos mejorar el servicio de recogida de basuras para solucionar las quejas de los vecinos, estamos realizando un seguimiento continuo y si no nos acaba de convencer optaremos por ser autónomos o unirnos a empresas como Mare.

–Uno de los proyectos que quedó prácticamente enfilado en el fin de la legislatura anterior es el embarcadero de Cubas...

–Lo del embarcadero digamos que es el inicio, tiene que ir parejo con la mejora de comunicación con Ribamontán al Mar. El proyecto ya estaba hecho, era de 40.000 euros. Nos faltaban dos trámites que realizar con dos organismos públicos y todo sigue adelante. Eso sí, si me dicen que espere y sacrifique un año más para ejecutar todo lo planteado de una vez estaría dispuesto. Tampoco me importaría no hacer un embarcadero tan ambicioso como el proyectado y renunciar a ello por algo más discreto y asumir la comunicación completa con Ribamontán al Mar. Pero el proyecto sigue en marcha y el puerto se mantiene, según lo previsto se encargará del coste la Consejería de Turismo.

–Otra de las cuestiones en la que se ha trabajado es en vertebrar peatonalmente el municipio...

–Se ha hablado ya con el nuevo consejero de ese tema. Para mí es crucial unir Solegrario con Villaverde de Pontones y luego con Cubas. La primera fase ya está presupuestada y son 700.000 euros, que es una inversión muy alta porque se trata de una zona complicada. Si terminamos la legislatura comunicando con Villaverde de Pontones y Cubas creo que es un buen objetivo logrado. Luego me gustaría unir Villaverde de Pontones con Pontones y con Omoño, para vertebrar otra parte del municipio, pero eso no es factible a corto plazo.

–El Mupac sorprendió este mes con una experiencia interactiva que presenta La Garma, ¿cómo repercute eso en el planeado centro de interpretación del yacimiento?

–La Garma es el último escalón para lograr ser la zona de turismo que queremos y creo que esa visita virtual tendría que haberse hecho en Omoño, no en el Mupac. Aunque estamos molestos con cómo se ha desarrollado todo, creo que toda publicidad es beneficiosa, a fin de cuentas cuando ahora la gente vaya al Mupac verá que es La Garma y preguntará dónde es. Nosotros seguimos luchando por el centro de interpretación, no queremos ni más ni menos que lo que tienen otros municipios. Además, el proyecto cuenta con algo que no tienen otras cuevas, que es una colocación envidiable para su museo porque además de ser un terreno público está muy cerca de la entrada.

–¿Hay interés por apoyar la idea desde el Gobierno de Cantabria?

–Yo las declaraciones que he oído a día de hoy del que es vicepresidente del Gobierno de Cantabria y consejero de Cultura, Pablo Zuloaga, es que va a apostar tanto por el centro de Puente Viesgo como por el de Omoño, además de impulsar el Mupac. Llegado este punto nosotros queremos ya una reunión con él para que nos marque los plazos.

–Otro de los frente abiertos de Ribamontán al Monte es el internet de alta velocidad...

–Ya tenemos tramitada una petición de ayudas del 80%,de un total de 28.000 euros, con el Gobierno de Cantabria para la expansión de la fibra completa a Cubas. Si finalmente todo sale adelante, quedará pendiente Pontones, Liermo, Las Pilas y Omoño. En dichos núcleos lo que haremos será una colaboración con Telefónica para financiar la expansión de manera que tengamos a final de la legislatura fibra en todo el municipio.

–¿Se ha licitado ya la construcción de la pista cubierta del Complejo Deportivo municipal?

–Ha habido algunos cambios, y para finales de este año se podrá licitar. No va a ser un polideportivo al uso, pero sí será una pista cubierta mejor de lo que en inicio estaba proyectado porque la Junta Vecinal nos cede el terreno de al lado. La inversión será asumida por tes consejerías:la pista nos la paga Obras Públicas, el cerramiento Turismo y la cubierta como tal la Consejería de Deportes.