Vecinos de Solares achacan las filtraciones de su edificio a un manantial de El Ferial

Uno de los propietarios muestra una de las grietas del edificio por donde mana agua. /H. Ruiz
Uno de los propietarios muestra una de las grietas del edificio por donde mana agua. / H. Ruiz

Desde el Ayuntamiento descartan que las humedades tengan su origen en esas aguas y señalan que se trata de un problema «privado»

HÉCTOR RUIZ

Los vecinos de El Ferial de Solares todavía recuerdan cuando, hace años, acudían a por agua a un manantial existente en el parque. Ahora, del grifo de la fuente -que data de 1907- fluye tan sólo un hilo de agua. Para los vecinos de la calle Emilio Maza Cifrián está claro a donde fue a parar el caudal del manantial: está bajo sus casas. Esa es la explicación que encuentran a las humedades y grietas que desde hace casi una década aparecen en la parte baja del edificio número 18, el más afectado por las filtraciones.

A pesar de haber trasladado en varias ocasiones sus quejas al Ayuntamiento, desde el Consistorio insisten en que, partiendo de una valoración de los técnicos, el manantial de El Ferial no está relacionado con el problema de las viviendas y, por tanto, «no es responsabilidad municipal».

Manuel Álvaro estuvo al frente de la comunidad de vecinos del número 18 de Emilio Maza Cifrián, junto a El Ferial de Solares, hace unos siete años. Recuerda que en aquel momento se dirigió al Ayuntamiento para trasladar la situación de humedades detectadas en los bajos del edificio: «Tuvimos que ir varias veces, al final vinieron y le echaron un vistazo, pero nada más», señala. Una de las soluciones que tomó como presidente de la comunidad fue realizar una serie de perforaciones en la planta a nivel de calle. «Los días de mucha lluvia el agua fluye a caño por esos agujeros, pero ahora que llevamos unas semanas con buen tiempo sigue saliendo, aunque menos», detalla M. F. C., una de las residentes en el número 16. Esta corriente de agua enverdece las paredes, las agrieta y provoca «unos olores horribles», según los vecinos.

Álvaro explica que desde el Ayuntamiento achacaban el problema a «aguas fecales». Sin embargo, cuando hace unos años llevó a analizar una muestra, «por el ph y sus características» se determinó que la corriente que mana del edificio es la misma que la del manantial de El Ferial. Los vecinos recalcan que justo cuando disminuyó el caudal de la fuente fue cuando empezaron los problemas. De hecho, apuntan a la construcción de un bloque en la zona de arriba de sus viviendas, en la avenida Alisas, como uno de los posibles desencadenantes. Ese edificio, de construcción más reciente, también tiene problemas de inundaciones en el garaje y cuenta con bombas de achique. «Todos los vecinos pensamos lo mismo, ahora casi no sale nada de la fuente y el agua busca siempre por donde salir. Es sumar dos más dos», zanja M. F. C, opinión que comparten otros propietarios.

No obstante, desde el Ayuntamiento, el concejal de Obras, Alfonso Maza, cita los estudios de Aquarbe y técnicos municipales señalan que «no se sabe de donde procede el agua, pero no es del manantial». Maza explica que si tuviera ese origen «la corriente sería constante y en verano hay momentos en los que no sale agua del edificio». Desde Ola Cantabria, su portavoz en Medio Cudeyo, Javier Estandía, se unió a las quejas de los propietarios dado que «las filtraciones suponen una gran amenaza, porque afectan a zonas sensibles de las edificaciones».