Villaescusa estudia proteger Morín y minimizar las inundaciones en Navalín

Uno de los acceso a la cueva de Morín, protegida por su interés arqueológico. /DM
Uno de los acceso a la cueva de Morín, protegida por su interés arqueológico. / DM

El objetivo es evitar que la mítica cueva se ciegue, a la par que se frena el impacto del agua en este barrio

ELENA TRESGALLOVILLAESCUSA.

El objetivo a la vista es «minimizar» el impacto de las avenidas de agua hacia el barrio de Navalín en Obregón, pero de paso también evitar que la mítica cueva de Morín «se ciegue de tierra» dificultando su capacidad de evacuación de agua cuando llueve torrencialmente, lo que también afecta al interior de la cavidad ahora repleta de suciedad y al propio barrio. El Ayuntamiento de Villaescusa estudia ahora soluciones a corto plazo para frenar el impacto de las inundaciones frecuentes sufre este pequeño núcleo de Obregón, mediante la apertura de una canal en una de las bocas de la cueva y, en segundo lugar, la posibilidad de canalizar un tramo del arroyo existente y colocar una escollera hasta Morín.

Dos soluciones técnicas que, según explicó el alcalde, el regionalista Constantino Fernández «no va a evitar las inundaciones, pero si intentará minorar que las aguas no suban tanto y que los vecinos no se queden incomunicados», subrayó.

El problema de inundaciones en esta zona es complicado de resolver, y tiene parte de su origen en la reforma de la carretera autonómica «hace veinte años», cuando tras las obras «se subió un poco de como iba originalmente» causando «algo de represa», comentaba el regidor. El problema con la cavidad -donde se halló al mítico hombre de Morín-, es que entra la tierra y mucha suciedad que se arrastra al interior, debido en parte a una vieja cantera que se taponó hace años y todo ello va cegando la cueva.

El alcalde giraba hace algunos días una visita a la zona, acompañado de un técnico y el vigilante de Confederación Hidrográfica del Cantábrico (CHC), para estudiar dos actuaciones que minimizarán el impacto de las inundaciones y el cegado de la cavidad. La primera, abrir una canal entre una de las salidas de la cueva que da a la cantera y la tajea debajo de la CA-142. «Esta actuación tiene como fin tratar de evacuar las aguas que brotan por esta parte en épocas de grandes avenidas de agua», explicaron. Y, en segundo lugar, canalizar parte del arroyo existente en la zona y colocar una escollera desde el pequeño puente de acceso a las viviendas afectadas hasta la entrada del arroyo en la gruta. «Esta fase tiene como fin reforzar los márgenes del arroyo para evitar el corrimiento de tierras y que vayan cegando, poco a poco, el propio canal y la cueva», añadieron.

En una próxima reunión, junto al vigilante de la CHC y técnicos en obras hidráulicas, se va a valorar y cuantificar el coste económico de estas dos actuaciones «cuyo fin es minimizar el efecto de las grandes avenidas de agua en esa zona para evitar lo más posible las inundaciones que allí padecen», insistió Fernández.

El alcalde de Villaescusa aclara que esto no siginifica que el Ayuntamiento renuncie a otro proyecto más ambicioso, valorado en más de 360.000 euros, de abrir «un canal paralelo a la carretera autonómica» y que solventaría el problema. No obstante reconoce que hace falta la ayuda y colaboración de todas las administraciones implicadas «porque el Ayuntamiento sólo no puede», dijo.