Arca acusa a Montes de «desidia» en la conservación del territorio tras la tala de árboles en Luena

Arca acusa a Montes de «desidia» en la conservación del territorio tras la tala de árboles en Luena
Antonio 'Sane'

La asociación ecologista lleva meses denunciando la afección «brutal» de la actuación

DM .
DM .Santander

La asociación ecologista Arca ha acusado a la Dirección General del Medio Natural del Gobierno de Cantabria de «desidia» y «falta de interés» en preservar el territorio, después del trazado abierto en una red de pistas de montaña para realizar una tala de un pinar en Luena.

Es la conclusión que la asociación ha sacado tras conocer las respuesta que ha dado esta Dirección General a las preguntas que Arca le planteó hace tres meses al considerar que el trabajo previo realizado para acometer la tala había supuesto un «brutal» e «inexplicable» impacto erosivo y paisajístico en la zona.

En el escrito se planteaban cuestiones cómo quién es el propietario del terreno, quién había solicitado la tala y realizado el trazado y ejecución de las pistas para llevarla a cabo, si se contaba con autorización y quién la había concedido y si los efectos causados sobre el suelo son «deseables» dentro de la política forestal de Cantabria.

Arca también preguntaba por las medidas a adoptar para corregir y restaurar el impacto causado y el daño originado al suelo y al paisaje de la zona.

Ahora, en una nota de prensa, la asociación ecologista se ha referido a las contestaciones que Medio Natural ha dado a algunas de esas preguntas, como reconocer que la red de pistas ejecutadas implica un impacto visual «significativo».

También que se realizó un estudio del trazado «más favorable», que Arca entiende que no lo ha sido para el mantenimiento del suelo y el paisaje, que durante 40 años el pinar talado ha regulado el régimen hídrico local y que con su tala se ha generado empleo.

Al respecto, la asociación considera que si la superficie talada ha contribuido durante 40 años a regular el régimen hídrico, ahora con las pistas, lo que contribuirá es a aumentar y acelerar la erosión y pérdida de suelo.

«Lo que resulta innecesario es destrozar un monte de gran pendiente para obtener beneficios de la madera y crear empleo, pudiéndose hacer de otras formas. No se cuestiona el fin, sino los medios. Habrá que generar empleo sacando la madera utilizando técnicas más tradicionales o más innovadoras y modernas», ha apuntado.

A lo que ha añadido que resulta «obsoleto e inadmisible» en la gestión forestal actual continuar con «la mentalidad desarrollista» de permitir el uso «a capricho» y sin restricciones de la maquinaria pesada por las laderas de las montañas de Cantabria.

Asimismo, Arca ha asegurado que la Dirección de Medio Natural manifiesta en su escrito la intención de restaurar las trochas de desembosque, una vez finalizado el aprovechamiento, y que las pistas secundarias serán restituidas por el adjudicatario a la topografía original.

Sin embargo, la asociación denuncia que hasta el momento no se haya hecho nada al respecto y, «muy probablemente», ha dicho, «nunca se llegue a hacer».

Además, Arca ha destacado que Medio Natural establece, como una de las medidas de restauración del daño causado al suelo, volver a plantar pinos en el mismo lugar, aunque la asociación se pregunta por qué no se pueden plantar otras especies arbóreas de variedad autóctona, «aptas» para crecer en zonas desnudas de montaña.

 

Fotos

Vídeos