Historias de indianos

Casa de Gregorio y Salomón Obregón en el municipio de Santa María de Cayón, 1916/
Casa de Gregorio y Salomón Obregón en el municipio de Santa María de Cayón, 1916

Se han diseñado trípticos que narran la historia de las 13 casas indianas más representativas de Santa María de Cayón

GUILLERMO MARTÍNEZ

A finales del siglo XIX, indiano era la denominación que se otorgaba al emigrante español que volvía provisto de grandes fortunas en su aventura por 'Las Américas'. Los jóvenes veían en la figura del indiano el ejemplo de como alcanzar éxito y riqueza. Por ello, compraban billetes de compañías trasatlánticas buscando cambiar su suerte.

Los indianos cántabros, desde los célebres marqueses de Valdecilla, Comillas y Manzanedo, hasta perfiles más modestos como Mateo Haya Obregón, Antonio Gutiérrez Solana o Andrés Cano Diego, tuvieron algo en común –el sentimiento de pertenencia y arraigo hacia su tierra–, como el salmón que regresa desde el océano remontando el río que le vio nacer, para después terminar allí su vida.

Los indianos cántabros compartieron el sentimiento de arraigo y pertenecia hacia su tierra

Hoy, estas casas son el recuerdo que nos queda de ellos, emergen pomposas entre exóticas palmeras y laberínticos jardines. Las verjas que las custodian no son mera casualidad, sirven a la necesidad que tenían los indianos de ser reconocidos socialmente ante sus vecinos. Es en Santa María de Cayón donde se está realizando una labor incalculable para difundir el legado de los indianos que allí habitaron.

Salomón y Gregorio eran naturales de La Abadilla, hermanos y socios empresariales, levantaron en 1910 la majestuosa casona que vemos en imagen.

Todo empieza cuando en 1891, Salomón Obregón emigra a Cuba, donde crea la Sociedad Montañesa de Recreo. Años más tarde, se asocia con Higínio Gómez, otro indiano del valle de Cayón, construyendo un establecimiento de víveres y un departamento de comisiones, consignaciones y representaciones. Juntos crearon la firma «Obregón y Gómez», siendo los dos gerentes.

Además, Salomón perteneció a La Colonia Española de Matanzas, donde fue vocal en 1923 y al Patronato Pro Calles de Matanzas (organización que existió entre 1.941 y 1.959 que se dedicaba a la mejora urbana de la ciudad y en la que llegó a ser tesorero). Salomón vivió de las rentas y visitaba con regularidad su casa, pero nunca llegó a establecerse aquí, su residencia estuvo en Cuba.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos