Un mapa de grandes marcas

Franquicias y grandes cadenas hacen ya sombra al pequeño comercio en el centro de la ciudad. Un plano con las principales ilustra su expansión

C. ODRIOZOLAsantander

Se van adueñando de las calles y aún queda hueco para alguna más. Las franquicias se han apoderado de las zonas más comerciales de Santander, escorando poco a poco a los negocios tradicionales. Un triángulo de cadenas y grandes marcas, que en muchos casos ocupan edificios emblemáticos. Ya no es necesario acudir en masa a los centros comerciales. Ahora cualquier producto, y cualquier sector, puede encontrarse a dos pasos de casa, en un cuadro formado por apenas cuatro vías.

La calle San Francisco es la calle del "buen aroma". Grandes cadenas como Jùlia o Sephora, o If en una perpendicular, hacen sombra a veteranos de la perfumería, como Güezmes o Villafranca, Pérez del Molino en sus sección de cosmética. O Kiko, especializada en pintauñas.

Con la ropa, la cosa se amplifica. Inditex lidera con su cabecera, Zara que fue de las primeras en llegar al centro. Otras firmas del grupo fueron aterrizando en Santander con el paso de los años: Bershka, Stradivarius y Pull&Bear, con una línea más moderna; Massimo Dutti, con una más clásica; o Kiddy's Class, especializada en ropa infantil . La multinalcional española llegó a crear incluso una tienda específica solo de pijamas, Oysho, que con el tiempo ha incorporado ropa de calle y complementos. La expansión es absoluta. Junto a esos nombres, Women's Secret, Intimissimi o Etam completan las franquicias textiles, con pijamas, bikinis o toallas de playa.

El abanico sigue ampliándose fuera del universo Inditex. Mango, Springfield, Violeta, Levis, Blanco... También, firmas más "exclusivas" como Purificación García o Adolfo Domínguez. Y todas, rodeadas de negocios especializados en complementos.: bolsos en Misako; bisutería, ropa y demás artículos en Aita o Bimba y Lola; algún sombrero en Dayaday; una maleta en Identy&Co, o zapatos en Camper. Incluso medias y demás ropa interior en Calzedonia. El pequeño comercio, obviamente, se ve arrinconado.

En el tramo infatil se encuentran Gocco en la Plaza del Cuadro, próxima a Neck&Neck. Y Nanos, a poca distancia de la juguetería Imaginarium. Inditex también intentó ganarse el mercado doméstico cuando abrió Zara Home, cuyo producto compite ahora con la cadena danesa Tiger, nueva en Santander. Y próximamente abrirán H&M, en el centro comercial Valle Real, y Caramelo.

 

Fotos

Vídeos