Las legiones italianas y la IV División Navarra se retiran de la ciudad

Monumento a la Brigada Navarra, en la avenida de la Reina Victoria. Y el monumento a las legiones italianas, delante del Casino de El Sardinero./
Monumento a la Brigada Navarra, en la avenida de la Reina Victoria. Y el monumento a las legiones italianas, delante del Casino de El Sardinero.

El Consejo de Cultura acuerda iniciar el cambio de nombres franquistas con la eliminación de estos dos monumentos, aunque no hay fechas decididas

JUAN CARLOS FLORES-GISPERTSantander

La eliminación de las calles y símbolos franquistas ha dado un nuevo paso adelante. El Consejo Municipal de Cultura aprobó este miércoles la propuesta de cambiar 18 calles, modificar otras seis y retirar dos monumentos. El cambio de las denominaciones de calles franquistas por otras democráticos afectará a 15.462 vecinos. Lo primero que eliminarán serán los dos monumentos (italianos y Brigada Navarra), aunque no hay fecha decidida.Tampoco hay plazos, pero será de forma «rápida», para cambiar las placas de las calles cuyo nombre se modifica.

Esto es lo que cambia

con la ley de memoria histórica

Calles que cambiarán de nombre. Alcázar de Toledo, Alto de los Leones, Alféreces Provisionales, Belchite, Brunete, Camilo Alonso Vega, Capitán Cortés, Carlos Haya, Columna Sagardía, DivisiónAzul, García Morato, GeneralDíaz de Villegas, GeneralDávila, General Moscardó, Montejurra,Ruiz de Alda, Sargentos Provisionales yZancajo Osorio.

Monumentos que serán retirados. En aplicación de la ley, se retirará el monumento dedicado a las legiones italianas que entraron en Santander, ubicado en la plaza de Italia, delante del Casino de El Sardinero; y el dedicado a los caídos de la IV División Navarra, en el paseo de la Reina Victoria.

Nombres que serán modificados. Plaza del Alzamiento, en la nueva placa constará Plaza del alzamiento de 1808, pues tal es su denominación oficial. La calle Canarias pasará a denominarse Islas Canarias. La calle Batalla del Ebro pasará a llamarse Río Ebro. La calle Héroes del barco Baleares cambiará por Islas Baleares. Simancas pasará a denominarse Villa de Simancas oArchivo de Simancas. Y Héroes de la Armada pasará a llamarse calle de la Armada Española.

Lo que tardará más es la sustitución del nombre de las 18 calles franquistas.Su nueva denominación será decidida por la Comisión de Patrimonio e Historia, que elevará la propuesta a la Comisión de Cultura y ésta lo mandará al Pleno. Así que hay semanas aún de por medio. Y mientras, los diversos departamentos municipales (estadística, vialidad, talleres, padrón... ) comenzarán a trabajar en el asunto.

No se aprobó seguir adelante con los estudios y debate sobre los nombres de otras 17 calles, pero serán los políticos en el pleno municipal quienes decidan si el debatido cambio de símbolos franquistas acaba aquí. Como dijo el alcalde, Íñigo de la Serna, al finalizar la reunión, «se ha aprobado aquello sobre lo que había consenso». También decidirán los políticos si sigue adelante el debate sobre la retirada a los destacados franquistas de los honores que les concedió Santander en su día o el tema queda enterrado.

En octubre del año pasado el Ayuntamiento encargó nuevos informes «para seguir avanzando en el proceso de eliminación de lo que incumpla la Ley de la Memoria Histórica», y el Centro de Estudios Montañeses recomendó que «las calles deben recuperar su nombre histórico antes que añadir uno nuevo, de manera que las calles franquistas deberían recuperar su denominación de antes de la Dictadura». En noviembre quedó conformada una comisión de expertos formada por once personas, entre ellos tres concejales de PSOE, Ganenos yPP. Han formado parte de esta comisión Antonio Santoveña, José Ramón Saiz Viadero y Francisco Gutiérrez Díaz (historiadores); Juan Antonio González Fuentes (filósofo y poeta); Jesús Laínz (abogado y escritor); Salvador Carretero (director del Museo de Arte de Santander ); Manuel Ángel Castañeda (presidente del Ateneo) y Francisco Ignacio de Cáceres (catedrático de Historia).

Bajo la presidencia de Íñigo de la Serna se han cambiado de nombre tres calles. En 2013, la calle del General Mola pasó a denominarse del músico Ataúlfo Argenta; en 2014, la calle dedicada a la Falange Española pasa a llamarse de Eulalio Ferrer y en 2016, la calle del almirante Carrero Blanco pasó a ser la del golfista Severiano Ballesteros.

Entre los miembros de la comisión se han producido discrepancias de todo tipo. Jesús Laínz no está de acuerdo con la ley y dimitió por escrito. En persona ante el resto de miembros de la comisión lo hizo el exdiputado del PP Francisco Ignacio de Cáceres por discrepancias también sobre la aplicación de ella y el trabajo de la comisión. Laínz y Cáceres fueron propuestos por el alcalde para que formasen parte de la comisión sobre calles franquistas.

Ramón Viadero ha pedido que se le retire a Franco la concesión de las llaves de oro de la ciudad y se las reclamen a los familiares para que las devuelvan si es que aún las conservan. Salvador Carretero solo ha asistido a una de las cuatro reuniones celebradas, pero ha mostrado su firme oposición a que se retire la calle o el busto del pintor Pancho Cossío por el hecho de haber sido miembro de la Falange. El informe de Carretero solo tiene una línea de extensión, poro es bien claro: « Traslado que lo propuesto sobre Pancho Cossío es un dislate, un disparate». Ramón Viadero se ha mostrado en contra de la exhumación de restos en el panteón de personalidades de Ciriego, que afectaría al general Palacios, y en caso de retirarse los honores, a Pancho Cossío.El veterano escritor y estudioso de temas de Cantabria cree que no es necesario llegar a estos extremos de exhumar restos.

El poeta Juan Ignacio González Fuentes ha sembrado la duda con su informe sobre la posible retirada de la placa con la calle de Bruno Alonso «porque se hizo con el poder enSantander de manera cuando menos dudosamente democrática ante lo que el líder socialista calificó como la pasividad del gobernador civil Enrique Balmaseda». «Consideró dice González Fuentes que era necesario relevarlo con urgencia de sus funciones», cosa que hizo.