El Ayuntamiento decidirá si reabre el pasadizo antes de acabar julio

En el tramo final no se han podido visitar los últimos cuarenta metros por una acumulación de tierras "posiblemente provocada por un derrumbamiento"

ÁLVARO MACHÍNSantander

El plan era tener los resultados del estudio de viabilidad técnica y económica en dos meses. O sea, que los técnicos dictaminaran si merece o no la pena reabrir el túnel de Tetuán en ese periodo. Al hilo de los avances en el análisis, en el Ayuntamiento esperan tener el informe en algo menos de un mes. Por eso, dan por hecho que antes de acabar julio ya habrán tomado una decisión definitiva y sabrán si empiezan una obra para acondicionarlo o tapan lo que han abierto para siempre.

"Hasta la fecha se han inspeccionado visualmente 242 metros, de los 290 metros teóricos que tiene el túnel", señalan en un primer avance. Han constatado los puntos exactos en los que hay sillería y en los que esta deja paso al ladrillo (hay ya una descripción detallada de las técnicas utilizadas). "En el tramo intermedio situado entre las bóvedas de ladrillo y en el tramo final, el aparejo de la sillería es de peor calidad, la roca es una arenisca que en algunos puntos está bastante erosionada. Se verifica que el túnel se atacó por las dos bocas al mismo tiempo por dos contratistas diferentes", explican. De hecho, aclaran que los últimos cuarenta metros no se han podido inspeccionar en esta fase del estudio "porque una acumulación de tierras, posiblemente provocada por un derrumbamiento, no permite avanzar". Es la zona (los últimos 150 metros, aproximadamente) que presenta más dificultades, puesto que la primera mitad del recorrido se encuentra en un estado óptimo, como ya confirmaron en su momento.

Los datos recopilados hasta ahora les han permitido saber que hay hasta cinco apartaderos en la parte que ya han podido revisar y que "el ancho medio del túnel es de 3,90 metros y la altura oscila entre los 3,20 y los 3,70 metros". Hay también un primer acercamiento al mapa rocoso por el que transcurre el itinerario. "El túnel atraviesa la Formación Suances, formada por la alternancia de areniscas, calcarenitas, estratos de arenas con diferentes grados de cementación y arcillas carbonosas. Esta formación es la misma que existe en toda la ladera sur de General Dávila y que incluso llega a aflorar en la playa del Camello", precisan. Esta parte de su trabajo es clave porque permiten obtener respuestas para algunas de las dudas que más han circulado por el vecindario. "Las areniscas de esta formación permiten el filtrado del agua de lluvia y seguramente ese el motivo por el que exista aportación de agua en toda la traza del túnel".

El achique de agua

De hecho, desde la semana pasada los operarios cuentan con una bomba especial flotante que trabaja con mayor facilidad pese a la presencia de fango. La máquina (traída de Bilbao) ha permitido avanzar considerablemente en la retirada de agua. Ayer mismo, tras la visita del equipo de El Diario Montañés, volvieron a ponerla en marcha. Estaba colocada a doscientos metros de la boca de Tetuán. O sea, a algo menos de cien de la salida, ya en el entorno del Sardinero.

 

Fotos

Vídeos