Los antiguos Talleres Nansa, en la calle Castilla, se convertirán en hotel

El viejo edificio está situado en el número 42 de la calle Castilla, frente al supermercado Mercadona. /Roberto Ruiz
El viejo edificio está situado en el número 42 de la calle Castilla, frente al supermercado Mercadona. / Roberto Ruiz

El viejo edificio será totalmente renovado, con una inversión de 430.000 euros. El proyecto ya tiene la licencia municipal

JUAN CARLOS FLORES- GISPERT SANTANDER.

Prosigue la creación de establecimientos hoteleros de todo tipo en Santander. Desde palacetes que se convierten en hospedaje (dos recién abiertos en el Paseo de Menéndez Pelayo), a los más económicos hostel, como el creado al inicio de la calle de Canalejas, en el local donde estuvo ubicado el restaurante Aida. O el Suite Home Sardinero que explota la empresa Inycon, en unos locales que fueron oficinas, en la avenida de Cantabria 22, a pocos metros de la Segunda playa de El Sardinero. Ahora, el antiguo edificio de Talleres Nansa, ubicado en el número 42 de la calle de Castilla, se convertirá en un hotel de treinta habitaciones. Un proyecto que promueve la empresa Serincopsa SL, a cuyo frente están José Bustillo Peña y Diego Ruiz García -hijo del alcalde de Suances, Andrés Ruiz Moya-. Ambos también son propietarios de la empresa Gardenor, con sede en Torrelavega.

El proyecto para la reforma de los talleres Nansa ya tiene licencia del Ayuntamiento de Santander y el presupuesto de la actuación asciende a 430.000 euros .

CAPACIDAD

El edificio
Será reformado en su integridad y cambiadas las fachadas. La principal será del tipo fachada ventilada. Las nuevas ventanas serán de PVC.
Las plantas
El futuro hotel tendrá habitaciones en la planta baja, en la primera, la segunda y el ático.
La planta baja
En ella estará la recepción y los salones, dos habitaciones (una adaptada) y cinco plazas de aparcamiento.

Las obras contemplan una reducción del fondo del edificio de 3,50 metros con el objeto de conseguir un patio. Además, será demolido el forjado de la última planta para ejecutarlo con la altura de cornisa que permite la ordenanza y construir una nueva planta de ático, y así, aumentar a capacidad del edificio para albergar habitaciones.

Cuando esté acabada la obra, el edificio constará de planta baja con vestíbulo, recepción, salones, aseos, vestuarios, office y dos habitaciones dobles (una de ellas accesible a personas que sufran alguna discapacidad) y cinco plazas de aparcamiento (una de ellas también accesible).

Además habrá dos plantas más en las que se distribuirán 14 habitaciones dobles en cada una de ellas y una planta de ático con otras tres. En total, el futuro hotel de la calle de Castilla dispondrá de 33 habitaciones dobles.

La superficie de la parcela de Talleres Nansa es de 510 metros cuadrados y el hotel dispondrá de ascensor y montacargas, una escalera principal y otra de servicio exterior para cumplir con las condiciones de evacuación de clientes en caso de emergencia.

La rehabilitación del edificio prevé mantener la cimentación y la estructura de hormigón armado del inmueble. La fachada sur, que da a la calle Castilla, será sustituida por otra acorde al nuevo destino del edificio (un cerramiento autoportante tipo fachada ventilada ) y también en la norte se realizará un muro convencional con cámara y aislamiento. Las ventanas serán de PVC.

Nueva zona verde

El nuevo edificio servirá para mejorar la estética de esta calle, en la que el Ayuntamiento ha previsto realizar en los próximos meses una importante actuación de mejora como es convertir los casi 2.000 metros cuadrados obtenidos tras el derribo de tres edificios de Adif (a la altura del número 39 de la calle), en zona de descanso vecinal. Una obra que realizará la empresa Rucecan por importe de 374.695 euros. El nuevo hotel estará frente al numero 71 de la calle Castilla, donde se sitúa el supermercado Mercadona.

El hotel en el edificio de Talleres Nansa se une a otros proyectos hoteleros previstos en Santander, pero que se materializarán a más largo plazo: el hotel en el Club de Regatas, de cinco estrellas y cincuenta habitaciones, que está a la espera de conseguir la licencia municipal, y un hotel en la calle Magallanes, esquina Florida, de veinte habitaciones y tres estrellas, cuyo proyecto está también en el Ayuntamiento a la espera de la aprobación municipal. Al frente de este hotel está Eduardo Cuevas, hijo de Ángel Cuevas, presidente de la Asociación de Hostelería y cabeza de una importante cadena hotelera familiar en Cantabria.

Más hoteles en la ciudad

También está en trámites de reapertura el hotel Central, que tendrá 20 habitaciones y tres estrellas; y el hotel en dos chalés de la calle del Sol, con una veintena de habitaciones y tres estrellas, que ya tiene licencia municipal. Se sumarán a las 5.137 camas que tiene Santander, en establecimientos de una a cinco estrellas, excluidos campings.

El anunciado hotel en dos palacetes de la calle del Sol será una realidad en el año 2020 y tendrá 20 habitaciones dobles y categoría de cuatro estrellas. La reforma eliminará añadidos que desvirtuaron sus fachadas originales y le dotará de nueva estructura interior para los nuevos usos hoteleros.

La inversión necesaria para la adecuación interior y exterior de los dos edificios será de 1,2 millones de euros y la llevará adelante la empresa Inversiones Gubo S.L. a cuyo frente están Francisco Javier Gutiérrez Borbolla y María del Carmen Sámano Gutiérrez.

 

Fotos

Vídeos