El Ayuntamiento de Santander destina 1,8 millones a mejorar la accesibilidad en Los Castros

Cruce de la Avenida Pontejos donde se constriuirá una rotonda. /DM .
Cruce de la Avenida Pontejos donde se constriuirá una rotonda. / DM .

Las obras se desarrollarán entre la glorieta de los Delfines y Piquío y se construirá una nueva rotonda a la altura de la avenida de Pontejos

Mariana Cores
MARIANA CORESSantander

Las excavadoras y las palas volverán a la avenida de Los Castros. El Ayuntamiento de Santander invertirá algo más de 1,8 millones de euros en el proyecto de mejora de la accesibilidad de este vial, que se desarrollará entre la glorieta de Los Delfines -a la salida del túnel de Tetuán- y Piquío e incluye el asfaltado de todo el tramo y la construcción de una nueva glorieta. De esta forma, en los próximos meses, cuando se quiera atravesar toda la avenida, habrá que pasar por diez glorietas en sólo 4,5 kilómetros (una media de 1 cada 450 metros).

La Junta de Gobierno Local aprobó esta semana el proyecto, que afecta a un tramo de 700 metros de longitud, comprendido entre la plaza de José Francisco Alonso y la avenida de Castañeda. El plazo de ejecución de los trabajos se estima en seis meses, según informó el concejal de Infraestructuras, Urbanismo y Vivienda, César Díaz.

DATOS

Longitud.
Las obras afectarán a 700 metros comprendidos entre la plaza de José Francisco Alonso y la avenida de Castañeda.
Plazo.
La ejecución de los trabajos se estima que se desarrollen en seis meses.
Glorieta.
Será la décima rotonda que se ejecute en esta avenida y se habilitará un paso de peatones, regulado por un semáforo.

En cuanto a la nueva glorieta, se construirá en la intersección con la avenida de Pontejos, donde se habilitarán pasos de peatones con semáforos. Agregó que el proyecto responde a una demanda de los vecinos de la zona, ante los numerosos tramos de escaleras en la acera sur que dificultan los desplazamientos a personas mayores, con problemas de movilidad o familias con niños pequeños.

Como solución, se construirá una nueva acera, en paralelo a la actual pero a la misma altura que la calzada, junto a la banda de aparcamiento, respetando las plazas de estacionamiento.

También se aprovechará para acometer una renovación integral del espacio público, con mejoras en el vial, la acera norte o las redes de abastecimiento y saneamiento, entre otros servicios. Además de mejorar la accesibilidad, con esta obra se busca también aumentar la seguridad vial, mejorar la regulación del tráfico y crear un espacio más habitable y de mayor calidad para los ciudadanos, resaltó Díaz.

La nueva acera seguirá el modelo de las existentes, utilizando el mismo tipo de adoquín (tipo florentino), y los bordillos serán de granito. También se repondrán los peldaños de granito de las escaleras que se encuentren en mal estado y se colocarán baldosas de botones para facilitar los desplazamientos a las personas con problemas visuales.

Junto a estas actuaciones, se prevé colocar barandillas de acero inoxidable, tanto en las escaleras existentes como en las dos rampas que se construirán. Igualmente, se aprovechará para intervenir en la acera norte y mejorar el carril bici.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos