Revilla: “La paralización del Centro Botín se debía a discrepancias por mucho dinero”

Revilla: “La paralización del Centro Botín se debía a discrepancias por mucho dinero”

El presidente lo achaca a que es “un proyecto llave en mano pero muy etéreo”

ENRIQUE MUNÁRRIZSantander

El presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, ha celebrado esta mañana que las discrepancias entre la Fundación Botín y las empresas constructoras que integran la UTE encargada de la doble edificación frente a la bahía hayan solventado y la paralización de la obra se haya desbloqueado. Las partes implicadas, según avanzó este lunes este periódico, han pactado una solución que permita reanudar el proceso de construcción del Centro diseñado por el arquitecto genovés Renzo Piano.

Para el jefe del Ejecutivo, se trata de problemas de mucho dinero del que paga y quien desarrollo el proyecto porque unos querían mantener el coste y otros no perder dinero y es que, a su juicio, el coste se ha disparado porque era un proyecto llave en mano pero muy etéreo.

Revilla ha explicado que hace diez días mantuvo una conversación con el director de la Fundación Botín, Íñigo Sáenz de Miera, quien le dijo que no tuviera ninguna duda de que la obra se iba a acabar. Asimismo, ha confiado en que se aceleren lo antes posible

Los problemas de sobrecoste, especialmente, y los inconvenientes técnicos en menor medida, que venían arrastrándose desde el pasado año, habían provocado una nueva ralentización en las obras, aunque sin llegar al parón completo, como desveló este periódico a comienzos de mes. Desde la Fundación Botín no ha habido ningún pronunciamiento sobre lo sucedido en torno a la infraestructura cultural desde el pasado mes de agosto. La única declaración oficial se ha centrado en volver a reiterar el compromiso de la institución con el proyecto y la ciudad y en subrayar que la Fundación no considera adecuado marcarse unos plazos, "porque ante todo debe primar la calidad" del Centro que se levanta sobre el muelle santanderino.

Tras el acuerdo adoptado el pasado miércoles, según ha podido saber este periódico, existe un compromiso firme de acelerar los trabajos de construcción de modo que la institución que preside Javier Botín se emplaza a concluir las obras al filo del verano de 2016.

Sobrecoste

La construcción del Centro Botín estuvo paralizada en 2014 prácticamente durante cinco meses al detectarse un complejo problema técnico en las fachadas de la infraestructura, lo que supuso una demora significativa. El nuevo frenazo de este otoño ha conllevado un proceso de negociación de los responsables de las empresas constructoras OHL y Ascán con la Fundación. Según las fuentes consultadas, ambas partes mantuvieron un primer encuentro para abordar quién se hacía cargo del sobrecoste de las obras, que, en estos momentos, ronda ya los 20 millones de euros a causa precisamente de los problemas estructurales y de la dilatación temporal de las obras.

El principal problema es que el contrato de la construcción con las adjudicatarias es "cerrado". Es decir, que se firmó por 80 millones de euros y no se puede incrementar a menos que cambie el alcance del proyecto.

 

Fotos

Vídeos