El chupinazo infla los toros en Tetuán

Hubo algunos corredores que recibieron divertidas cornadas de unos astados que daban poco miedo./Daniel Pedriza
Hubo algunos corredores que recibieron divertidas cornadas de unos astados que daban poco miedo. / Daniel Pedriza

El recuperado encierro infantil con astados hinchables llenó el barrio de diversión

José María Gutiérrez
JOSÉ MARÍA GUTIÉRREZSantander

Mientras en Pamplona se lanzaba el chupinazo, el barrio santanderino de Tetuán vivía este sábado uno de los días grandes de sus fiestas de San Fermín, con la celebración de numerosas actividades que hicieron disfrutar a vecinos y visitantes: música, gastronomía, mercado de productores cántabros y la recuperación del divertido encierro infantil de toros hinchables tras suprimirse el pasado año por falta de presupuesto.

Niños y niñas descendieron a carrera limpia, entre risas, bromas y nervios, por toda la calle Tetuán 'perseguidos' por toros hinchables de la ganadería 'Correquetepillo'. Los había muy 'profesionales', con pañuelo rojo al cuello y periódico enrollado en la mano como si estuvieran en pleno encierro por la calle Estafeta. No en vano, este barrio santanderino se ha ganado de forma bien merecida el epíteto de 'Pamplona chica'.

Los más pequeños de la casa, entre el asombro y cierto temor, hicieron el recorrido junto a sus padres y algunos incluso en sillita de paseo. A menor ritmo, pero suficiente para seguir las evoluciones de unos astados de 'envergadura' y con poca prisa. Nadie quiso perdérselos, con independencia de su edad, y todos se lo pasaron en grande.

Los astados tampoco tuvieron piedad de los adultos que participaron en el recorrido y les hicieron pasar algún que otro divertido sofoco. El encierro desembocó en la plaza de toros del barrio, también hinchable, situada en la explanada de la plaza Pedro Poveda, donde continuaron los juegos de la mano de 'El matador y el picador loco', que hizo reír a pequeños y mayores.

«Fue una pena tener que prescindir del encierro infantil y muchos vecinos nos preguntaban por ello, así que estamos muy satisfechos de haber recuperado esta actividad lúdica totalmente consolidada tras seis ediciones», reflejaba Juan Carlos Dueñas, de la Asociación de Vecinos de Tetuán, Barrio Camino y adyacentes. Opinión que compartía el coordinador de espectáculos de los hosteleros de Tetuán, Jaime Ruigómez: «Está claro los encierros son una demanda del público».

Pero antes del encierro infantil, hubo muchos más, como el concurso de dibujo infantil, la regata '12 Millas', celebrada en la bahía santanderina, y la segunda edición del Mercado de Productos Regionales, en la que participaron más de una veintena de productores locales que tuvieron la oportunidad de dar visibilidad a su trabajo y creaciones. Así, miel, quesos, sobaos, sidra, cerveza, anchoas, helados, dulces, patatas fritas, huevos, caracoles, empanadas y productos de la huerta, muchos de los cuales con Denominación de Origen, Indicación Geográfica Protegida u otros sellos de calidad, se desplegaron por los distintos expositores en lo que fue un auténtico paraíso para los sentidos.

Una veintena de expositores ofertaron dulces, miel, quesos y sidra, entre otros productos cántabros. / D. Pedriza

Hasta el presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, no quiso perderse esta cita con la gastronomía –y la artesanía–, promovida por la Asociación Navigatio con la colaboración de la Oficina de Calidad Alimentaria (Odeca) del Gobierno regional y el Ayuntamiento de Santander. La concejala de Turismo, Comercio y Mercados, Miriam Díaz, quiso destacar la oportunidad que supone este mercado para poner de relevancia «el valor de la tradición, la riqueza de la huerta y el producto local como base de una de las mejores gastronomías de España».

Sigue la fiesta

El programa de fiestas no da respiro y este domingo, 7 de julio, festividad de San Fermín, está prevista otra intensa jornada, que incluirá un concurso de ollas ferroviarias de alubias blancas con langostinos, una misa en honor de San Fermín en la parroquia de San José cantada por la coral del Barrio Pesquero y, ya por la noche, el concierto de Altamar, entre otras lúdicas actividades.