Comienza la poda de otoño

Los operarios copan las ramas más altas subidos a una plataforma elevadora. /Roberto Ruiz
Los operarios copan las ramas más altas subidos a una plataforma elevadora. / Roberto Ruiz

Cerca de 20 operarios, con la ayuda de una plataforma elevadora, iniciaron ayer los trabajos en los enormes plátanos de la Alameda Primera y Segunda

María de las Cuevas
MARÍA DE LAS CUEVASSantander

La campaña de poda selectiva de los plátanos de la Alameda Primera y Segunda de Santander, entre las calles San Fernando y Vargas, se realiza cada cuatro o cinco años, y este año toca. Así que este martes, cerca de 20 operarios del Servicio de Parques y Jardines del Ayuntamiento trabajaron toda la mañana, entre las siete y las dos de la tarde, en el mantenimiento y poda de estos enormes árboles, los más altos del arbolado de la ciudad, que llegan a alcanzar entre 12 y 15 metros de altura.

Las cuadrillas utilizaron una plataforma elevadora que asciende hasta ocho metros de altura para acceder así a las copas de los árboles con facilidad y poder retirar ramas secas o aquellas que presentan peligro de desprenderse. Después, se recogen los despojos y se cargan en el camión.

Los trabajos se realizan de manera coordinada para evitar molestias a los ciudadanos, de forma que se va cortando el acceso peatonal a la Alameda por fases, entre la plaza de Numancia y Cuatro Caminos.

Según informó el Ayuntamiento, en esta Alameda se están realizando tres tipos de trabajos: poda de clareo, que consiste en la eliminación de ramas para que la copa tenga más luz en su interior; poda de limpieza, que supone la retirada de ramas secas o mal dirigidas; y, por último, una poda de reducción de copa por motivos de seguridad, «con el fin de controlar el arbolado en altura y disminuir 'el efecto vela' de las ramas con el viento, así como su peligrosidad potencial, al tratarse de arbolado con inclinación», según explicaron desde la Concejalía de Medio Ambiente.

La campaña de poda en Santander se realiza cada año al inicio del otoño y se prolonga hasta febrero. Los trabajos consisten en retirar las hojas que caen en esta estación y otras labores de mantenimiento del arbolado para reequilibrar los ejemplares, mejorar su aspecto estético e impedir que se escoren.

En los próximos días está previsto que el Servicio de Parques y Jardines realice podas también en otras áreas, como la Finca Jado, Finca Altamira, calle San Agustín, San Martín, calle Perines o calle El Somo. «Lo más difícil de la poda es evitar que las ramas no caigan en la carretera», explicó uno de los operarios.