Declarado en ruina el inmueble número 54 de la calle Campogiro

Inmueble declarado en ruinas en Santander./DM
Inmueble declarado en ruinas en Santander. / DM

El edificio, construido en 1930, se encuentra en un avanzado estado de deterioro

EUROPA PRESSSantander

El Ayuntamiento de Santander ha declarado en estado de ruina el inmueble situado en la calle Campogiro número 54, dado el «mal estado generalizado» de la construcción y la situación de «total abandono» en la que se encuentra.

La resolución se adopta a la vista de los informes emitidos por los técnicos municipales, que alertan del «deterioro» del inmueble, y se da un plazo de un mes a la propiedad para iniciar los trabajos de demolición, previa presentación ante los Servicios Técnicos municipales del correspondiente proyecto técnico de derribo. Asimismo, establece que se proceda con posterioridad por parte de la propiedad a limpiar y consolidar la finca así como los cierres de la misma, indica el Ayuntamiento en un comunicado.

Se trata de un edificio de viviendas construido en 1930. Cuenta con una superficie construida de 552 metros cuadrados, y se compone de planta baja con dos locales comerciales, dos plantas de piso y bajo cubierta, cada una de ellas con dos viviendas. La construcción, ubicada en una parcela de casi 200 metros cuadrados, se edificó a base de muros de carga, forjados de madera, cubierta de ripia y teja sobre estructura de vigas y viguetas de madera.

La fachada medianera se ha derrumbado parcialmente debido a su mal estado y la trasera también presenta una gran deterioro. Con respecto a la cubierta, denota falta de mantenimiento ya que en la actualidad hay puntos de filtración de agua debido sobre todo al movimiento de algunas tejas. Los aleros también presentan mal estado y con algún riesgo de desprendimiento.

Sobre la estructura, presenta mal estado y deformaciones generalizadas y se aprecian un deterioro y putrefacción de la madera sobre todo en baños y cocinas con desprendimiento de falsos techos y alguna cabeza de vigueta de madera.

Finalmente, el interior del edificio muestra el resultado de lo expresado anteriormente, «con enfoscados en mal estado, instalaciones obsoletas, carpinterías antiguas, cocinas y baños obsoletos y con riesgo de desprendimiento en acabados».

Los informes técnicos concluyen que la construcción se encuentra «en situación de ruina» y se ordena a la propiedad el derribo en el plazo máximo de un mes, previa presentación del correspondiente proyecto en el Ayuntamiento.

En el caso de no ejecutarse estos trabajos, la administración municipal podrá acometer el derribo de manera subsidiaria y repercutir después los gastos a los propietarios.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos