Detenido en Peñacastillo un conductor ebrio, con un cuchillo y reclamado por la justicia

Vista de la calle San Martín del Pino./
Vista de la calle San Martín del Pino.

Fue interceptado en la calle San Martín del Pino por cometer una infracción de tráfico

Mariña Álvarez
MARIÑA ÁLVAREZSantander

La calle San Martín del Pino, en el barrio de Peñacastillo, escenario de numerosos robos en las últimas semanas, vuelve a ser noticia por la detención de un individuo por múltiples causas. Iba conduciendo borracho, sin carné, con un cuchillo «de grandes dimensiones» y estaba siendo buscado por dos juzgados distintos.

Fue ayer a las 20.20 horas cuando la Policía Local de Santander detectó a ese joven circulando por este vial y le vio cometiendo una infracción. Entonces, tras una breve persecución, los agentes le sometieron a la prueba de alcoholemia y cuadruplicó la tasa permitida. No tenía carné de conducir. De hecho, nunca se lo había sacado. Intentaron identificarlo, «pero no presentaba documentación y verbalmente aportó datos de filiación falsos», cuenta la Policía Local. Durante esta actuación se intervino al sospechoso «un cuchillo de grandes dimensiones». Se decidió trasladarlo a las dependencias del Cuerpo Nacional de Policía para que fuera identificado correctamente, y resultó ser M.L.P., un santanderino de 27 años de edad, que por un problema de tráfico acabó descubriéndose que sobre él pesaba una orden búsqueda, personación y detención dictada por el Juzgado de Instrucción Nº3 de Santander y otra orden más de ingreso en prisión dictada por el Juzgado de lo Penal Nº1 de Santander.

No han trascendido los motivos por los que estaba siendo reclamado por la justicia y puede que su detención en San Martín del Pino haya sido una mera casualidad, pero lo cierto es que en esta zona se ha incrementado la presencia policial debido a los robos denunciados, sobre todo después de los cuatro registrados en una sola noche la semana pasada. M.L.P. acabó detenido por presuntos delitos contra la seguridad vial por las órdenes que pesaban sobre él.