Detenido en Santander el colaborador de un chamán que drogaba a sus adeptas para abusar de ellas

Imágenes de la detención del chamán que lideraba este grupo, en Baleares. / CNP

Organizaban ceremonias con 'agua de amor' en las que las mujeres ingerían estupefacientes sin saberlo. Entre las víctimas, por todo el territorio nacional, hay dos en la capital cántabra

Mariña Álvarez
MARIÑA ÁLVAREZSantander

La Policía Nacional ha detenido en Santander al colaborador de un chamán de Baleares, que también ha sido arrestado junto con otra cómplice, y ha localizado en la capital cántabra a dos de las siete víctimas de los rituales que realizaban por toda la geografía nacional. Cursos de espiritualidad, ceremonias esotéricas, pócimas para la meditación... tras una fachada de rituales 'estilo ayahuasca' -bebida tradicional de los pueblos amazónicos- se escondía una peligrosa actividad con drogas de por medio y abusos sexuales a las adeptas. La Policía atribuye a los tres detenidos tráfico de drogas, estafa, pertenencia a grupo criminal y varios delitos contra la libertad sexual. El detenido de Santander es J.S.B., de 40 años, y fue arrestado en la avenida Montaña número 2 de la capital cántabra. A éste -al que apodaban 'el Chamanito' que tocaba el tambor en las ceremonias- se le considera compinche del líder del grupo, el autodenominado 'Chaman', que actuaba en connivencia con él para estafar a mujeres y llevar a cabo su actividad delictiva.

Los tres integrantes de este grupo captaban a mujeres ofreciendo por toda España cursos de meditación y espiritualidad durante los que las drogaban y abusaban sexualmente de ellas. El supuesto chamán es un hombre de 52 años de edad que lideraba a otras dos personas, una mujer de 43 y el santanderino J.S.B.Comenzaron ofreciendo supuestos cursos y ceremonias espirituales de participación gratuita en distintos puntos del territorio nacional dirigidos a mujeres con un perfil muy concreto: edades en torno a los 45 años y con ánimo de iniciarse en rituales de ayahuasca.

Con esta publicidad, los detenidos fueron «tejiendo una red de contactos por toda España», según explica la Policía, que a través de grupos de Whatsapp iban difundiendo su actividad, que giraba en torno a lo que ellos denominaban «liturgias de agua de amor», unas supuestas ceremonias organizadas en lugares aptos para meditación, con música relajante o tambores.

Agua con droga para «liberar el amor»

Una vez allí, el chamán ofrecía a las víctimas beber agua para «liberar el amor». En realidad, el líquido contenía un estupefaciente que según las primeras investigaciones, podría tratarse de un derivado de la anfetamina que provocaba alucinaciones y deshinbición y que en muchos casos, las mujeres tomaban sin su conocimiento. «Su verdadera intención era perpetrar delitos contra la libertad sexual», dice la Policía.

Lo que comenzó como ofertas de cursos gratuitos, acabaron siendo ceremonias cuya participación conllevaba el pago de entre 100 y 175 euros. La liturgia dio paso también a «festivales en donde, tanto el líder de la organización como sus cómplices, distribuían drogas a sus víctimas», entre ellas marihuana, DMT, San Pedro, y setas alucinógenas (psilobicina) que se consumían durante las ceremonias.

En ocasiones, algunos de los asistentes eran drogados contra su voluntad dado que desconocían que el agua estaba intoxicada con anfetaminas. Según la Policía, «el chamán ponía en peligro la vida de sus víctimas pues se ha podido comprobar cómo algunas de ellas han padecido problemas psicológicos, brotes esquizofrénicos o dependencia emocional con posterioridad a las celebraciones. Incluso llegaron a sufrir durante los rituales insuficiencia respiratoria y fuertes taquicardias».

La operación se ha llevado a cabo de manera conjunta entre la Policía Judicial de la Comisaría Provincial de Alicante y la de la Jefatura Superior de Baleares, que estuvieron detrás de la pista de los investigados durante meses hasta que por fin lograron detener al líder de la organización el pasado lunes, en Mallorca, junto a una de sus cómplices.

La detención del tercer integrante de la banda -a cargo de agentes procedentes de Alicante desplazados a Cantabria para llevar a término la operación- se efectuó el 22 de mayo en Santander, lugar en donde los policías localizaron a otras dos víctimas de los presuntos delincuentes. La autoridad judicial ha decretado el ingreso en prisión del autodenominado chamán.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos