Detenidos por azuzar a su perro contra la Policía Local

Parque de la Plaza de la Leña./DM
Parque de la Plaza de la Leña. / DM

Un chico de 23 años y una menor de 17 se enfrentaron a los agentes cuando se les requirió la licencia para tener un animal potencialmente peligroso

Mariña Álvarez
MARIÑA ÁLVAREZSantander

Una pareja de jóvenes con un perro protagonizó ayer por la tarde un altercado con la Policía Local de Santander en la Plaza de la Leña. El animal, que los agentes vieron que era de una raza potencialmente peligrosa, «un pastor alemán cruzado», tenía una actitud «agresiva» con los viandantes. Cuando los policías se acercaron a requerirles la documentación, los chicos se enzarzaron en una trifulca con los agentes, con agresión del varón a uno y con la chica azuzando al perro contra ellos. Acabaron detenidos por atentado a agente de la autoridad y el can, recogido por la Cecapa.

El chico responde a las iniciales A. G. y tiene 23 años. La chica que estaba con él es una menor de 17 años. Ambos fueron conducidos al cuartel de la Policía y, allí, se dio aviso a la madre de la menor para que se hiciera cargo de ella.

Fueron arrestados por atentado a agentes de la autoridad y denunciados por llevar al perro sin bozal, sin seguro, sin vacunar, sin chip...

Todo esto ocurrió a las 19.30 horas del jueves en este enclave del centro de Santander. Según informa la Policía Local, el incidente empezó cuando los agentes le requirieron al joven la documentación del perro y la licencia para tenerlo -al considerar que era un perro potencialmente peligroso-.

También en Santander

Según la Policía, el perro era un cruce de pastor alemán con características señaladas en la ley para la tenencia de este tipo de animales que le incluirían en esta categoría (cabeza grande, mandíbula ancha...). Vieron, además, que el perro «estaba adiestrado para activar su agresividad». Pero los chavales no llevaban ni sus documentos ni la licencia y además dijeron que el perro no era suyo, así que los policías les informaron de que iban a solicitar la presencia del servicio municipal de recogida de animales para retirarlo a sus dependencias hasta que se acreditara la titularidad. Pero se negaron a que se lo llevaran. «Manifestaron que no lo iban a permitir», cuenta la Policía. Y empezó el momento violento. A. G. le pasó el perro a la chica y «reaccionó de forma violenta agrediendo a uno de los agentes». Al parecer, le asestó «un codazo». Mientras, la menor azuzó al animal contra los dos policías, aunque no llegó a morderles «porque el compañero se apartó, tuvieron que esquivarlo». Después de este episodio, tanto él como ella fueron detenidos y se instruyeron contra ambos las correspondientes diligencias judiciales por atentado contra agente de la autoridad. Además, se formularon varias denuncias administrativas contra ambos: por tener el perro sin bozal, sin seguro, sin cartilla sanitaria, sin vacunar, sin chip y por adiestrarlo para activar su agresividad.

El perro fue retirado por el servicio municipal de recogida de animales.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos