Un estudio evalúa el estado de la Colección de la Biblioteca de Menéndez Pelayo

Interior de las dependencias de la Biblioteca del polígrafo santanderino. /Daniel Pedriza
Interior de las dependencias de la Biblioteca del polígrafo santanderino. / Daniel Pedriza

El Ayuntamiento, que ya ha redactado el proyecto de rehabilitación del histórico edifico, contrata por 178.000 euros el traslado y conservación de los fondos

Guillermo Balbona
GUILLERMO BALBONASantander

La rehabilitación integral de la Biblioteca de Menéndez Pelayo, uno de los proyectos que encabezan las sucesivas actuaciones previstas en el Barrio de La Florida, da un paso más con la contratación por 178.000 euros del traslado y conservación de los fondos del centro bibliotecario durante la ejecución de las obras. El Ayuntamiento se encarga del traslado de la colección, que conllevará esta inversión, en un periodo que se prevé en torno a tres meses. El histórico edificio, que aloja cerca de 42.000 volúmenes, reabrirá, si se cumplen los plazos, durante el último trimestre de 2019 o al inicio de 2020.

El contrato supone un estudio inicial del estado de la Colección bibliográfica y documental, el traslado controlado por personal especializado al Archivo Histórico Provincial, el seguimiento en su sede temporal y la devolución a la Biblioteca cuando finalice la rehabilitación. El Ayuntamiento tiene ya redactado el proyecto de rehabilitación, que debe contar con el visto bueno de la Comisión de Patrimonio del Gobierno regional, aunque «se sigue trabajando para la firma de un convenio entre ambas administraciones», tal como avanzó a este periódico.

En datos

1,2
millones de euros supondrá la inversión de la rehabilitación
23
incunables, más de 1.000 obras del siglo XVI y otras tantas del siglo XVII constituyen algunos de sus fondos mas valiosos

La Junta de Gobierno Local aprobó el pasado martes el expediente para la licitación de este contrato, que incluirá ese «estudio inicial del estado de la colección bibliográfica y documental».

El traslado controlado al Archivo Histórico Provincial, el seguimiento en su sede temporal y la devolución a la Biblioteca, pasos hasta finalizar las obras

Los trabajos deberán ser ejecutados por una empresa especializada en patrimonio que se responsabilizará en todo momento de garantizar la cadena de custodia del fondo, que cuenta con unas 50.000 unidades, precisó la concejala de Cultura, Miriam Díaz. Las ofertas para optar a este contrato deberán presentarse a través de la plataforma electrónica de contratación del Ayuntamiento (https://contratacion.santander.es) y el plazo será de 15 días desde la publicación del anuncio en el perfil del contratante. Díaz apuntó que se está tramitando ese convenio, que se prevé aprobar en Junta de Gobierno en las próximas semanas, lo que regulará la colaboración entre el Consistorio y el Ejecutivo regional «tanto para el depósito temporal de los fondos en el Archivo, como para la financiación de actividades de la Biblioteca y para la convocatoria de la plaza de dirección del centro». El convenio se está tramitando igualmente por parte del Gobierno cántabro, a la espera de su aprobación para la firma. El contrato que sale ahora a licitación abarca «todo el proceso de traslado y custodia» de los fondos. El traslado desde su ubicación actual al Archivo -que será su sede temporal durante las obras- llevará unos tres meses, mientras que el proceso inverso para devolverlos a la Biblioteca cuando concluyan las obras se calcula que se prolongará otros dos meses.

El contrato incluye también la revisión y preparación de la colección para su transporte, así como el traslado controlado por parte de personal especializado en transporte de arte y en vehículos climatizados.

Además, se ocupará de la limpieza de los fondos de la galería superior de la sala de lectura, del registro y disposición de los fondos para su posterior recolocación exacta en las librerías, y del transporte de vuelta a la Biblioteca. Como ya se avanzó, el proyecto de rehabilitación integral de la Biblioteca del polígrafo será financiado por Fomento en el marco del protocolo de colaboración firmado en enero de este año para el impulso de proyectos culturales en la ciudad, incluido el desarrollo del área de La Florida y la ampliación del MAS.

En el caso de la rehabilitación de la Biblioteca supondrá una inversión de alrededor de 1,2 millones de euros. Los trabajos suponen la renovación completa de baños y pequeños aseos, y la sustitución de las estanterías/librerías metálicas por unas de acero inoxidable lacadas, previa retirada y numeración de los frentes decorativos de madera.

Asimismo, se realizará un tratamiento de todos los elementos de madera del interior de la Biblioteca, se intervendrá en los elementos que por el paso del tiempo han sufrido perdida de anclaje, se incorporarán sistemas de protección solar y un sistema de renovación del aire en la planta inferior, se mejorará el acondicionamiento acústico y se instalará un sistema de vídeo vigilancia interior.

También se contemplan actuaciones y mejoras en muros interiores afectados por la humedad, así como en el sistema eléctrico y en la iluminación. En cuanto al exterior del edificio, se seguirán todas las indicaciones del estudio previo realizado por el Instituto del Patrimonio Cultural de España, respetando los materiales constitutivos, así como las pátinas y aportaciones históricas.

Por último, también se incorpora al proyecto el de conservación de las vidrieras, tanto la situada sobre la sala de lectura, que tiene una superficie 66 metros cuadrados, como las ubicadas en las fachadas Este y Oeste.

Una espectacular fondo de libros y manuscritos

La Biblioteca santanderina alberga una espectacular colección de libros y manuscritos que Menéndez Pelayo logró recopilar a lo largo de su vida y que, generosamente, entregó a Santander, ciudad que aceptó su legado convirtiendo este centro y la Casa-Museo en una institución consolidada y ejemplar. La biblioteca es el mayor legado cultural de Cantabria. Entre sus fondos se incluyen 23 incunables, más de 1.000 obras del siglo XVI y otras tantas del siglo XVII. El fondo está compuesto por 1.032 manuscritos, papeles y correspondencia de 17 legados de diferentes autores, 41.500 títulos de impresos. El siglo XVIII está representado por 2.839 títulos mientras que el XIX y el XX por 35.260.