Decibelios de color en La Campa

La batalla de colores inundó el escenario de La Magdalena. /
La batalla de colores inundó el escenario de La Magdalena.

El público del festival Hoky Popi vibró con algunos de los artistas de moda

RODRIGO CAMPOS

En Puertochico subieron al autobús de la línea cuatro Ana y Alejandra, dos niñas de doce años que iban acompañadas de sus respectivas madres. Se dirigían a la campa de La Magdalena para asistir, por primera vez en su corta vida, a un concierto. En su cara se podía adivinar la expectación que guardaban. No iban con algunos deberes hechos pues no conocían bien a todos los artistas que actuaron en la primera jornada del festival Hoky Popi. «¿Dj Ivi es chico o chica?», preguntaban. El pelo largo del joven pinchadiscos cántabro les confundió. Pero bien sabían que otros ídolos juveniles de la talla de Blas Cantó, Lola Índigo o Beret también les esperaban en una tarde maravillosa para ellas y para varios miles más de seguidores.

Bajaron en la parada de La Magdalena, donde ya se percibía en la calle una fila de personas que se dirigían a la entrada del concierto. Había dos colas, los que pasaban con entrada general y los de la zona VIP. Avanzaban rápido, por lo que la espera no se hacía demasiado larga. Aun así, los responsables del evento repartían botellas de agua. Hacía calor y se agradecía. Al entrar los trabajadores del festival equiparon al público con la pulsera, que sustituía el ticket, y permitía entrar y salir del recinto durante la tarde, y con una mochila que contenía unas bolsas de plástico con polvo de diferentes colores, el producto que hace especial esta fiesta. Ya con todo recogido, se podía empezar a disfrutar.

Niños, jóvenes y adultos disfrutaron de una tarde de conciertos en la Campa de La Magdalena

Nada más entrar unas grandes letras, donde se leía 'Hoky Popi Music', daban la bienvenida. Al lado colocaron unas cajas de cartón con botes de esprais de pintura dentro, que utilizaban los presentes para decorar la estructura a su antojo. Más adelante se abría todo un abanico de posibilidades. Los que tenían el estómago vacío elegían entre pizzas, perritos calientes, bocadillos o patatas. Los sedientos podían optar por los refrescos, las cervezas o los mojitos; la botella de agua también para los más simples. Fuera de las barras y puestos de comida, si con el concierto no tenían suficiente, los más pequeños, e incluso algún adulto atrevido, saltaban en los hinchables y escalaban un rocódromo.

Estaba programado para las 18.15 horas uno de los tres lanzamientos de polvos de color que se produjeron a lo largo de la tarde. Pero los más impacientes ya comenzaron a lanzarlos antes de tiempo. Empezaron las carreras para no acabar manchados; esta vez los pequeños contaban con la aquiescencia y el permiso paterno para acabar totalmente pintados. Sabían a lo que venían. Una niña, muy previsora, antes de entrar al recinto comentó a su familia: «Para el próximo año podemos llevar la misma ropa». No había entrado y ya quería repetir.

El momento más esperado llegó con el lanzamiento de polvos de colores que repartían en la entrada

Todo sucedía mientras en el escenario actuaban los artistas. A las 16.30 horas, media hora después de la apertura de las puertas, cantaban Nydia Prieto y María Serna, que forman el dúo Manía y que fueron las ganadoras de un concurso de talento que organizó el evento. Canciones 'pop' conocidas, tanto en español como en inglés, fue el repertorio con el que animaron al público que empezaba a llegar a La Campa. Toda una experiencia compartir cartel con algunas de las estrellas del momento.

Tocó luego el turno de Dj Ivi, nombre artístico de Iván Abramo, un jovencísimo pinchadiscos cántabro de once años que se dio a conocer en un programa de talento de la televisión. A pesar de su corta edad, Iván consiguió poner a bailar a todos. Los asistentes que se ubicaban en frente del escenario seguían el ritmo de los éxitos del reggaeton. Más tarde volvería a aparecer, aunque pinchando música electrónica.

Blas Cantó, Lola Índigo, Beret, DJ Ivi y Lérica hicieron las delicias de los miles de asistentes

Para seguir el hilo de lo latino, era el turno de Lérica, un grupo revelación formado por Tony Mateo, Juan Carlos Arauzo y Rubén Noel. Acompañados por cuatro bailarinas y con los videoclips de sus canciones en las pantallas, conectaron con los asistentes, que cantaban sus letras más conocidas y movían los brazos en alto dirigidos por los músicos. Se atrevieron, incluso, a cantar por primera vez un nuevo tema 'Algo más'. Al final se despidieron diciendo sentir Santander como su tierra.

Momento más esperado

El momento del día, que se repitió dos veces más durante la tarde, llegó a las 18.30 horas. Aparecía de nuevo Dj Ivi a los mandos de la mesa de mezclas y ejerció de maestro de ceremonias. Con una cuenta atrás dieron la orden para lanzar los polvos al aire. El resultado en La Campa fue una bonita estampa. Naranja, rojo, azul, amarillo... se juntaban y quedaban flotando en el aire un arcoíris indefinido que impregnaba cabello y ropa de los miles de asistentes. Así prosiguió la tarde, las cabezas teñidas, mucho color y, sobre todo, mucha música. Aún quedaban conciertos por delante y era el momento de los más esperados. Lola Índigo, Blas Cantó y Beret hicieron las delicias del público en otra jornada más de la Semana Grande. Todos lo pasaron en grande, este festival gusta a pequeños, jóvenes y adultos.

Los cielos grises amenazaron durante la tarde, pero finalmente no llovió y la temperatura, aunque con momentos muy calurosos, fue la idónea para disfrutar de los conciertos.