Feria de Día, un mapa de bocados con cinco zonas

Feria de Día, un mapa de bocados con cinco zonas

Con un número más reducido por la ciudad, 37 en total, las casetas tienen ya una década de vida como atractivo para las fiestas

Álvaro Machín
ÁLVARO MACHÍNSantander

La ruta sigue, aunque se reduce. Esa idea de ir de caseta en caseta probando pinchos y poniendo notas por el mapa urbano. El recorrido por la Feria de Día será, en este caso, un paseo con 37 paradas. Son nueve menos que el año pasado -en su día, en el momento álgido de la idea, llegaron a ser 61- y también desaparecen del itinerario dos de las zonas (la de Puertochico y la de la Plaza del Cuadro). Habrá casetas en la Alameda de Oviedo, Alfonso XIII, la Plaza de Pombo, Mesones y frente al Ayuntamiento. El precio, tres euros por pincho de feria y bebida.

Para organizarse hay que saber que se inauguran hoy mismo (el acto oficial será en Alfonso XIII, a las 13.00 horas) y que estarán abiertas hasta el próximo día 29. De domingo a jueves, el horario de apertura será de 12.00 a 00.30 horas, mientras que los viernes, sábados y vísperas de festivo se gana una hora de cara al cierre (hasta la una y media de la mañana).

Ver más

Cada zona, como es costumbre, tendrá sus días 'gordos'. El chupinazo llena las del Ayuntamiento. Los fuegos del Sardinero y las ferias, las de Mesones. Las de Alfonso XIII tienen cerca el escenario de La Porticada y también cuentan con su noche de fuegos artificiales. Y las tardes de toros dan juego a las de La Alameda (especialmente al salir de la corrida). Queda Pombo, que juega con el atractivo de estar en pleno centro, cerca de las zonas hosteleras y del ambiente de Cañadío. De hecho, esta última será la que contará con mayor número de casetas en esta edición. En total, diez (tienen ocho la de Mesones y Alfonso XIII, seis la del Ayuntamiento y cinco la de la Alameda de Oviedo).

Entre la oferta de este año -todo lo que va entre paréntesis son nombres reales de pinchos-, un poco de todo. Con nombre sofisticado ('panko', langostinos y salsa de crema asiática ligera de yogurt, 'kimchee' y 'hoisin') y también con lo más sencillo y tradicional (pincho de tortilla). Hay quien busca el efecto sorpresa (lomito cubano con fantasía del bosque) y quien no se guarda nada (salchicha crujiente). Están los que tiran de lo local (brocheta lebaniega o de langostino al aceite de limón de Novales) y los que se inspiran bien lejos (secreto con 'chutney' de melocotón y salsa 'teriyaki'). Gustos y calidades marcarán la pauta.

 

Fotos

Vídeos