«El periodismo taurino tiene futuro»

Ruiz, ante una imagen de la plaza de toros de Cuatro Caminos./Javier Cotera
Ruiz, ante una imagen de la plaza de toros de Cuatro Caminos. / Javier Cotera

Gracias a su labor en las páginas de El Diario Montañés, Diego Ruiz ha recibido el premio destinado a los comunicadores en la Feria de Santiago

Álvaro Machín
ÁLVARO MACHÍNSantander

Como con los nervios de los toreros, la procesión –seguro– va por dentro. Diego Ruiz (Santander, 1960) es un hombre tranquilo y recibe con temple el premio a la labor periodística de la Feria de Santiago 2018 tras más de tres décadas de crónicas y artículos desde Cuatro Caminos. Alegría, pero sin aspavientos. Empezó con el maestro Sandoval y conoce cada rincón de la plaza, algo que se plasma en los textos (y también en los consejos a los que escriben de toros) que firma en las páginas de El Diario Montañés.

–Los toreros brindan los toros, ¿a quién brinda el premio?

–Lógicamente, a mi familia. A mi mujer y a mis hijas, que me tienen que soportar durante la Feria de Santiago con muy pocas horas para dedicarles. Y también a los amigos que me acompañan esos días, que son taurinos y que viven la afición conmigo.

–¿Cuántos años de Feria de Santiago a las espaldas?

–Mirando los archivos del periódico veo que son 32. Comencé con Juan Antonio Sandoval. Él hacía la crónica taurina y yo entrevistas, crónicas de ambiente...

–Ya que estamos, ¿qué tal ha estado la Feria?

–Bien. Ha sido importante dentro de ese capítulo de ferias que llevamos en la última década. Ha habido trofeos, corridas interesantes, ganaderías que han estado al nivel que se esperaba... Fijándonos en el número de orejas, los organizadores pueden estar muy satisfechos. Hombre, como siempre en una feria taurina larga ha habido de todo. Se han echado en falta algunos toreros y tal vez algunos encastes se hayan repetido demasiado, como es el caso de Juan Pedro Domecq. Pero en líneas generales, el balance ha sido muy positivo.

–¿Qué es lo más curioso que ha visto en Cuatro Caminos?

–Cosas significativas taurinas, faenas o curiosidades de toros y toreros, ha habido muchas. Pero a mí me interesa más recordar anécdotas como un toro de chocolate que hizo la peña 'La panderetuca' y se comió después de una corrida. Me pareció muy curioso porque nunca lo había visto en una plaza. En esa misma peña, su socio fundador, Luis Salas, regalaba a los toreros cuando daban la vuelta al ruedo una quesada hecha en su obrador. Fue bastante sonado cuando 'Morenito de Maracay' entró en la enfermería por una cogida. Cuentan que cuando le bajaron la taleguilla y vieron lo que había ahí... Se habló mucho de aquello. Recuerdo también con cariño la alternativa de dos toreros de la tierra, como Diego Rueda y Francisco Marco. No hay tantos toreros en la historia de Cantabria.

–¿En el contexto actual el periodismo taurino tiene futuro?

–Creo que sí. Los periodistas estamos para contar lo que pasa y las corridas son algo que está ahí y se ven todos los días. Además, curiosamente, los periodistas o críticos taurinos que conozco en la actualidad son, la mayoría, jóvenes. Casi recién salidos de la facultad. Es importante. Si hay un espectáculo que contar, gente joven dispuesta a contarlo y medios para publicarlo, claro que tiene futuro.

–O sea, que hay relevo para escribir de toros.

–El mundo de los toros está cogiendo fuerza por abajo. Por la base. Como dato curioso, en esta Feria de Santiago ya se han contado más abonos de jóvenes que de jubilados. Hay gente en las facultades que sale sin trabajo y cada vez, afortunadamente, hay más campo dentro del periodismo taurino. Además de los periódicos hay páginas web que cuentan todas las ferias. La gente joven que sale, que tiene afición, se engancha a lo primero que pilla. Y si encima es a lo que les gusta, miel sobre hojuelas.

–Pensando ya en el año que viene, ¿qué le gustaría ver en los carteles y en los tendidos?

–En los carteles, yo he echado en falta este año a un torero que, personalmente, me gusta mucho. Le sigo bastante y además tiene una peña aquí. Hablo de Juan del Álamo. Me gustaría que estuviera. Este año no ha estado y el pasado tampoco, pese a haber tomado la alternativa en Santander. Pero es un torero que tiene mucho futuro y estará en los carteles. Y en los tendidos, pues que se llenen y que se llenen de gente joven. Que haya ese relevo del que hablamos, que le cojan gusto a este mundo. Porque además, es así, no se atraviesa un momento especialmente bueno en cuanto al plano social.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos