La Fiscalía investiga si los diques de La Magdalena han dañado un yacimiento arqueológico

Última protesta por la construcción de los diques de La Magdalena./María
Última protesta por la construcción de los diques de La Magdalena. / María

La denuncia pide parar las obras por el riesgo de destrucción de los restos de un antiguo embarcadero, «posiblemente romano o fenicio», según el informe presentado al fiscal

Susana Echevarría
SUSANA ECHEVARRÍASantander

La Fiscalía de Cantabria ha abierto diligencias de investigación por una segunda denuncia contra las escolleras de La Magdalena que está construyendo el Ministerio de Medio Ambiente, en este caso por el posible daño a un yacimiento arqueológico perteneciente a un antiguo astillero del que se desconoce su época exacta («romano o fenicio», según el informe del Instituto de Estudios Marítimos adjuntado al fiscal) y que fue descubierto en 1948 y documentado por Carmen González Echegaray en 1967.

Esta nueva investigación se suma a la que la Fiscalía de Cantabria abrió por las «irregularidades» en las obras denunciadas por el abogado Javier Gómez-Acebo, miembro de la plataforma 'Salvar la Magdalena'.

El letrado pedía que se investigase la probable comisión de un delito contra el medio ambiente en esta actuación, orientada a la estabilización de los arenales mediante la construcción de dos escolleras. Aunque no era el corpus de su denuncia, Gómez Acebo ya apuntaba a la posible afección sobre este yacimiento.

Yacimiento arqueológico

El yacimiento que se cita en la segunda denuncia figura en el inventario arqueológico regional bajo la denominación de Playa de la Magdalena número 75.079. La descripción del inventario afirma que en los años 1948 y 1967 afloraron, en dos grandes mareas y en la zona colindante al antiguo balneario, varios postes y arrastres de un antiguo embarcadero, posiblemente «romano o fenicio».

También recoge que un experto ha afirmado, en relación con esta zona, que «dada la densidad de puntos donde surgen yacimientos arqueológicos con una especial significación de los materiales de cronología romana, todo el área de playas y ensenada debieran ser considerados una zona de presunción de hallazgos».

Un astillero

Un anuario del Instituto Oceanográfico Juan de la Cosa recoge las informaciones publicadas en El Diario Montañés del 14 de febrero de 1948 sobre el descubrimiento en la playa de La Magdalena, tras una bajamar con un altísimo coeficiente, de «los vestigios de una antigua construcción, que podría tratarse de un antiguo astillero o un varadero de naves de una época desconocida». En el mes de abril de 1967 -20 años después- tuvo lugar otra marea de gran coeficiente, conocida como la 'marea del siglo' y aprovechando la bajamar, la historiadora Carmen González Echegaray documentó el descubrimiento con fotografías de los restos. Eso sí, según destaca este informe del Instituto Juan de la Cosa, «no se encontraron elementos suficientes para asegurar que el hallazgo hubiese pertenecido a los romanos», así como tampoco para confirmar que se trata de una base fenicia.

Advierte el informe del Instituto que «de poder hacerse más excavaciones importantes en la playa de La Magdalena, en el lugar donde se encontraron los restos, seguramente se encontrarían más y de hacerse reconocimientos submarinos se podrían hallar ánforas y anclas y algún otro elemento, que de existir, estarán enterrados a gran profundidad».

Por todo esto, el portavoz de la Plataforma 'Salvar La Magdalena', Domingo de la Lastra, destaca igualmente que, de acuerdo con la Ley de Patrimonio Cultural de Cantabria, «todos los yacimientos arqueológicos incluidos en el inventario arqueológico regional contarán con un régimen de protección idéntico a los bienes de interés cultural, aunque formalmente no haya sido incoado el expediente para su declaración».

Por ello, y dado, según dice, «que no se ha realizado ningún trabajo de prospección arqueológica subacuática previo al inicio de las obras, que permita delimitar el alcance y situación precisa del yacimiento, en el presente este yacimiento se encuentra en grave riesgo de destrucción al estar situado justo donde se están realizando las obras del espigón junto al balneario de La Magdalena».

El proyecto del Ministerio de Medio Ambiente ha generado una gran polémica por su impacto visual, está siendo objeto de continuas acciones de protesta y el Parlamento ha aprobado dos resoluciones pidiendo su paralización.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos