Fomento aún no ha licitado el arreglo de las aceras de Sainz de la Maza

Los bordillos de la acera están ya al mismo nivel de la carretera./Daniel Pedriza
Los bordillos de la acera están ya al mismo nivel de la carretera. / Daniel Pedriza

El proyecto anunciado por el Ministerio para mejorar varias calles de Santander de su competencia no incluye esa obra

NACHO GONZÁLEZ UCELAY Santander

Los vecinos de la calle Jerónimo Sainz de la Maza tendrán que seguir esperando a que el Ministerio de Fomento se decida a llevar a cabo los trabajos de reparación de sus desvencijadas aceras, porque, en contra de lo que pensaban, muy ilusionados ellos, la licitación de las obras de rehabilitación del firme de varias carreteras regionales que anunció en noviembre, y que afectan a algún tramo urbano, no incluye esa actuación.

Enmarcada dentro de un proyecto distinto, según dice Fomento, el arreglo de esas aceras no está siquiera licitado.

«Son dos temas fáciles de confundir», reconocen fuentes autorizadas de la Delegación del Gobierno, que, previa consulta a los técnicos, explican con claridad el enredo que ha llevado a los vecinos de esa calle a presuponer que las obras ya licitadas incluían la ansiada reparación del suelo que con tantas dificultades pisan cada día.

«Ha sido un bajonazo», resume contrariado el presidente de la asociación vecinal

Durante el encuentro que en noviembre mantuvieron en Madrid la alcaldesa de Santander, Gema Igual, y el secretario de Estado de Infraestructuras, Pedro Saura, cita de la que la regidora no salió nada contenta, ambos abordaron una batería de proyectos que relacionan a Fomento con diversos puntos de la capital. Actuaciones principalmente relacionadas con la seguridad vial que tocan a la S-10, la N-611 y la N-623 y que, al parecer, están divididas en dos grandes bloques con sus propios presupuestos.

«Uno es la rehabilitación del firme de varias carreteras de la provincia, la S-10 entre otras, que es el que ahora se licita con un presupuesto de 1,8 millones de euros y al que se refiere el anuncio».

«Y el otro -prosigue esta fuente- son las actuaciones de seguridad vial en la S-10, en la N-611 y en la N-623, obras que se ejecutarán con un presupuesto de 2,8 millones de euros y que incluirán la renovación del firme y de las aceras de la calle Jerónimo Sainz de la Maza para la posterior cesión de este tramo al Ayuntamiento de Santander». Este proyecto, recalca la Delegación del Gobierno, «está redactado pero aún pendiente de licitación».

«Bajonazo»

Sólo una vez que salve ese trámite, las máquinas se adentrarán en Jerónimo Sainz de la Maza para atender la demanda de los vecinos del lugar, a los que saber que el proyecto licitado no tiene que ver con la reparación de las aceras de su calle ha supuesto «un bajonazo».

«Es que la gente está ya muy cansada», confiesa el presidente de la Asociación de Vecinos Pedro Velarde, Eloy Rebollar. «Mucho proyecto y mucha reunión pero las aceras, sobre todo la de la plaza de toros, siguen sin arreglarse», dice contrariado el presidente del colectivo, que considera prioritaria esta obra. «El asfalto está mal, pero las aceras, que es por donde caminamos los vecinos, están todavía mucho peor. Hay baldosas de cuando se construyeron las viviendas, en los años 50, y otras que se han ido sustituyendo en la medida que ha sido necesario -después de la ejecución de obras de canalización o de cableado- sin considerar sus formas ni tamaños». Por eso, cuando un peatón camina por la zona puede llegar a encontrarse «baldosas cuadradas y hexagonales, de diferentes brillos y de distintos tonos».

Esto, por no distraerse en los tramos en los que el bordillo de la acera, desgastado, está al mismo nivel de la carretera, o en esos otros en los que el piso está hundido con el peligro que ello representa para los transeúntes, muy en particular si son de edad avanzada.

 

Fotos

Vídeos