La frustrada fuga en autobús de una conductora supuestamente ebria

La frustrada fuga en autobús de una conductora supuestamente ebria
Santander

Abandonó su coche en medio de la calle después de chocar contra dos vehículos estacionados y contra una glorieta, pero la Policía Local la sacó del autocar municipal en el que pretendía seguir su viaje

Mariña Álvarez
MARIÑA ÁLVAREZSantander

Una conductora supuestamente ebria protagonizó ayer un atropellado periplo por Santander. Después de sufrir un par de accidentes de tráfico decidió dejar de conducir y seguir su viaje en transporte público. No duró mucho. En la primera parada del bus, la Policía Local la 'invitó' a acompañarlos. A pesar de su «fuerte» resistencia y de negarse a someterse a la prueba de alcoholemia, acabó detenida.

El primer choque -que conste- tuvo lugar en la calle Los Ciruelos a las 14.50 horas. La mujer circulaba por allí cuando colisionó contra una furgoneta y un turismo que estaban aparcados. Decidió seguir la marcha pero no llegó muy lejos, ya que a los pocos metros chocó contra la rotonda de la calle José María de Cossío, en su confluencia con Gutiérrez Solana. Aquí ya sí decidió parar. Dejó su coche y tomó el primer autobús municipal que pasaba por la zona, que se dirigía hacia la Avenida de los Castros.

También hoy

Toda la operación de esta conductora fue vista por un agente de movilidad de Santander, que se subió a ese autobús para decir a la mujer que bajase. «Y opuso fuerte resistencia, mostrando agresividad», según la Policía Local, «que no tenía la documentación, que no, que no, se negó reiteradamente a identificarse...». Al final, lo hizo. Resultó ser C. C., de 43 años de edad, quien tampoco quiso someterse a la prueba de alcoholemia, ni en el cuartel policial ni en el hospital, a donde fue llevada «por protocolo» porque podía tener algunas lesiones fruto de sus accidentes. No hay dato, por tanto, de la tasa de alcohol con la que había conducido momentos antes. Pero «los síntomas eran evidentes» y así consta en las diligencias entregadas al juzgado. Para la Policía Local, la actitud de C.C. podría ser constitutiva de delitos contra la seguridad vial y resistencia a la autoridad.

Dentro de su bolso llevaba también la documentación de su coche, que fue retirado por una grúa al depósito municipal de Ojáiz.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos