El Gobierno adjudica la Quinta Labat por 2,44 millones a la empresa Oilba Estaciones S. L.

Imagen de la finca./Javier Cotera
Imagen de la finca. / Javier Cotera

La sociedad dedicada a la compraventa y arrendamiento de fincas se hizo con la propiedad en la tercera y última fase de la subasta pública

José María Gutiérrez
JOSÉ MARÍA GUTIÉRREZSantander

El Gobierno de Cantabria ha adjudicado a la empresa madrileña Oilba Estaciones S.L. el edificio de la Quinta Labat por un importe de 2,4 millones de euros. Se trata de una sociedad dedicada a la compra, venta, arrendamiento de estaciones de servicio, asi como la compraventa y arrendamiento de toda clase de fincas, ya sean rústicas o urbanas, ya sea para su uso o explotacion.

La subasta pública se ha realizado este miércoles en la sede de la Consejería de Economía, presidida por el jefe de Servicio de Administración General de Patrimonio, Emilio del Valle. El edificio situado en la Avenida de Los Infantes de Santander salía a subasta en 3,3 millones, pero en la primera fase ninguno de los interesados presentó oferta. En la segunda subasta el precio se rebajó hasta 2,8 millones, pero el proceso quedó también desierto al no personarse ningún licitador. Fue en la tercera subasta cuando un representante de Oilba, el abogado Ángel Estanislao Sánchez, ha aceptado las condiciones de venta de esta fase (2,4 millones) y ha presentado la fianza que se solicitaba (610.844 euros). Al no presentarse ningún otro licitador, se procedió a adjudicar la propiedad.

El consejero de Economía, Hacienda y Empleo, Juanjo Sota, ha considerado «razonable» el importe de la adjudicación ante la situación actual del mercado inmobiliario y ha señalado que se trata de una «buena noticia», ya que se consigue dar uso a un patrimonio que hasta ahora permanecía «ocioso» y, al mismo tiempo, un ahorro en gastos para la Administración de la Comunidad Autónoma.

Además de Del Valle, la mesa de licitación ha estado integrada por Carmen Fernández, letrada del Servicio Jurídico; Rocío Sainz-Aja, interventora; y Beatriz Provecho, jefa de sección de Patrimonio, como secretaria.

Más ventas

Tras el éxito en la venta de la discoteca Aqua (221.000 euros) y el alquiler de La Pereda (28.120 euros al mes), el Gobierno de Cantabria sigue así adelgazando su patrimonio inmobiliario estancado con la venta de la Quinta Labat, otra de las joyas inmobiliarias vacías y sin uso que le quedan en cartera al Ejecutivo y que sólo aportan gastos en mantenimiento, impuestos y seguridad. Situado cerca de los pinares de El Sardinero y anexo a la Fuente de Cacho, ha sufrido tres subastas fallidas, pero hoy ha sido distinto.

El arquitecto Casimiro Pérez de la Riva lo diseñó en 1895 como vivienda, y el propio Gobierno regional destinó 100 millones de pesetas casi un siglo después para reformarlo y convertirlo en la residencia oficial del presidente cántabro. Pero a Juan Hormaechea nunca le gustó la idea y a Jaime Blanco no le dio tiempo a mudarse. Después de un tiempo utilizado por la Consejería de Industria, se quedó vacío y sin uso.

El mayor problema que había tenido hasta ahora el Gobierno para colocar el inmueble ha sido la calificación de su suelo. El edificio figura como equipamiento público en el Plan General de la capital, lo que limita mucho la actividad que puede albergar. Puede destinarse a un uso social, cultural, sanitario o administrativo, pero no puede venderse ni alquilarse para abrir allí un hotel o residencias particulares. Ni el abogado que ha representado a Oilba Estaciones S.L. ni la propia empresa han especificado el uso que se quiere dar a la infraestructura.